Las grandes empresas que hoy dominan el mundo lograron ese estatus con el paso del tiempo; quien las posicionó como compañías de confianza y referentes inmediatos. Si revisamos el área tecnológica, observamos que algunas sociedades han permanecido en el mercado. Así lo ha logrado Toshiba, líder mundial en la manufactura de aparatos electrónicos.

Nacimiento de Toshiba

La historia de Toshiba ha sido larga, y muchas veces desesperanzadora. Sus comienzos fueron brillantes, pero su desarrollo se ha visto afectado por muchos factores. La empresa nació en Japón en 1939, y no fue hasta 1978 cuando se oficializó el nombre Toshiba, que lleva hasta la fecha.

Su origen se dio como una fusión de dos compañías japonesas, Shibaura Engineering, dedicada a la creación de equipo telegráfico; y Tokio Electric, que fabricaba lámparas eléctricas incandescentes.

En la actualidad, la empresa Toshiba se posiciona en el puesto número 5 a nivel mundial de ventas de ordenadores portátiles; y el 5% de las ventas mundiales de este producto. Sin embargo, su desarrollo y evolución se ha visto bastante maltratado al pasar los años; llegando al punto de convertirse en una empresa zombie.

Historia de Toshiba

Desarrollo de una compañía mundial

La fusión de 1939 entre las dos empresas fue fructífera. Más con el tiempo cobraron fuerza y adquirieron pequeñas compañías especializadas en ingeniería y en industria primaria. Las subdivisiones dentro de la sociedad no tardaron en llegar; cada una se ocupaba de producir el capital necesario para invertir el dinero en investigaciones para nuevas tecnologías.

En total, eran ocho departamentos, el más grande especializado en maquinaria eléctrica pesada; cada uno de ellos aportaba las ganancias que hicieron crecer tecnológicamente a la institución.

Su estrategia corporativa estuvo centrada en resultados a largo plazo. Apostaban por la investigación tecnológica para crear los productos del mañana. Gracias a esta estructura consiguieron grandes resultados que llevaron a Toshiba a ser la primera empresa tecnológica en los años 80.

Grandes inventos para el mundo

Toshiba trajo al mundo los mayores inventos tecnológicos, desde aparatos electrodomésticos hasta tecnología de punta. Algunas de sus creaciones fueron la base de muchas investigaciones; que hoy en día han evolucionado para darnos productos de uso diario.

La compañía fue pionera en importantes investigaciones, desarrollaron los primeros radares de Japón, los primeros transmisores de televisión; así como la influencia en dispositivos transistores. En el plano doméstico crearon las lavadoras eléctricas, refrigeradores y los hornos microondas.

Toda su planificación se basaba en mirar hacia el futuro, con ello lograron sus años dorados, en 1980. Durante este glorioso periodo, el personal e investigadores de Toshiba inventaron: el primer videoteléfono a color, el DVD; comercializaron la computadora portátil. Pero su más importante invención tecnológica fue la creación de los semiconductores.

toshiba lapto

Toshiba lapto. La gran empresa japonesa fue la pionera en la producción de computadora portátiles.

Su popularidad alcanzó la internacionalización gracias a los semiconductores, en especial el de 1 mega bite. Este logro los hizo aparecer en el panorama mundial; atrayendo a distintos países, en especial, Estados Unidos. La potencia de América quedó asombrada con la tecnología de semiconductores.

La capacidad de memoria de un mega bite era la mayor creación para la época. Este componente se comenzó a usar para almacenar información en las computadoras. El dinero para las investigaciones continuó y pudieron implementar un nuevo sistema para ellas llamado “Bajo el escritorio”. Con él reducían costos y tiempo.

Toshiba

Memorias semiconductores. Toshiba es el padre de esta tecnología, sin embargo Samsung logró destronarlos y convertirse en los primeros productores de estas memorias.

Por medio del sistema nuevo emprendieron la aventura de crear un semiconductor de tipo flash, con mayor potencia y capacidad. Pero en el mercado aparecieron nuevas compañías que no tardaron en pisar sus talones. Una de ellas fue Samsung, empresa originaria de Corea del Sur.

Final de una era de beneficios

Los años dorados acabaron para darle paso a los 90, Toshiba se estancó en su desarrollo. A partir de esa época no encontraron la recuperación económica total, pero siguen operando y siendo una de las mayores empresas de la historia hasta la fecha.

La  década del 90 fue el comienzo de una caída larga y prolongada para Toshiba. Después de la explosión de la burbuja económica en Japón no pudieron recuperarse y detuvieron las inversiones e investigaciones tecnológicas. Su perspectiva hacia al futuro se vio paralizada por las condiciones financieras que atravesaban. Apostaron a la producción de memorias flash, pero estas no reportaban beneficios.

Ante la problemática situación debieron aceptar la oferta de su competidor más cercano: Samsung. La empresa de Corea del Sur le propuso a Toshiba desarrollar la tecnología de semiconductores en conjunto. El trato se llevó a cabo e impulsó las finanzas de la casi derrotada institución.

Toshiba no tomó en cuenta el potencial de Samsung que rápidamente ganó espacio en el mercado y se posicionó como la empresa líder en nueva tecnología. Esta compañía creció y se desarrolló basándose en las ideas de la empresa japonesa, a quien deben agradecerle su enorme alcance.

El nuevo milenio no colaboró

A principios del año 2000, la vieja, pero aún vigente compañía no pudo seguir compitiendo en el mercado. Los beneficios desaparecieron y las ganancias no volvieron a ser las mismas. Toshiba se vio obligada a sacar de circulación su más grande invento; los semiconductores de memoria.

Los ejecutivos no perdieron la esperanza de volver a ver brillar a la compañía. Invirtieron 840 millones de euros para financiar las investigaciones. Apostaban de nuevo al futuro como ganancia. Pese a sus esfuerzos para el 2005 ninguna sociedad japonesa mostraba interés en invertir en la compañía.

Toshiba se ha visto envuelta en escándalos, caídas y ha sido salvada en varias ocasiones gracias a las contribuciones de distintos acreedores. Es una de las empresas zombie más conocidas, que demuestra que las invenciones, por más creativas e innovadores que sean no garantizan el crecimiento económico.

En el 2015 la empresa saltó a los titulares de noticias en todo el mundo. Se le acusaba de manipular e inflar las cifras contables desde el 2008. Después de estos anuncios y una disculpa pública de su director, las acciones bajaron un 40%, convirtiéndose en el peor año de la historia para Toshiba.

Posteriormente, vendieron varias fábricas en el extranjero, renunciaron a la producción de televisores y alrededor de 7000 puestos de trabajo se perdieron. La empresa aún no muere pero su actividad está en el limbo; representa un grande del comercio de productos electrónicos, al que constantemente se apuesta con la esperanza de que algún día mejorará.