El Premio Nobel de Economía representa uno de los galardones más importantes en el mundo. Se otorga a aquellas personas que han desarrollado una investigación que haya causado un impacto positivo en la sociedad; o represente un gran avance en el ámbito económico.

Son muchas las personas que esperan ser tomadas en cuenta, o que su proyecto sea merecedor de un Nobel. Sin embargo, solo un puñado de distinguidos estudiosos lo han logrado. Este año, 2018, la pelea por el premio está a punto de terminar. El ocho de octubre la espera acaba y se conocerá quién es el merecedor de tan grande honor.

Breve historia del Nobel

En 1900 Alfred Nobel toma la decisión de crear una fundación que premie los estudios, proyectos o investigaciones que representen un beneficio para la sociedad durante el año en curso. Así, en 1901 se celebró el primer encuentro para reconocer a las mentes más brillantes en el campo de: la química, medicina, literatura, medicina y la paz.

Además del reconocimiento a nivel mundial, el premio es otorgado personalmente por el Rey de Suecia. De igual modo, su obtención representa una recompensa monetaria de 10 millones de coronas suecas. Este monto equivale a un millón de dólares aproximadamente. Con el dinero el ganador podrán seguir su investigación en el proyecto que lo ha convertido en el más destacado de su área.

El Premio Nobel de economía no figuraba como una de las categorías originales. Fue en 1969 cuando surge, por primera vez, el Premio del Banco de Suecia en ciencias económicas, en memoria de Alfred Nobel; nombre completo que se le da al reconocimiento.

El primer ganador fue Ragnar Frisch (1895 – 1973), economista noruego, quien desarrolló y aplicó modelos dinámicos de análisis en procesos económicos. A partir de esta fecha, cada año se entrega un Nobel a la figura más destacada en el ámbito de la economía. El 2018 no será la excepción.

Proceso de selección

Al ser un premio tan importante deben involucrarse distintas instituciones de diferentes áreas. Dentro de estas entidades están: El Instituto Karolinska, La Real Academia Sueca de la Ciencia, La Academia Sueca, El Parlamento y el Banco Central Sueco.

Todos los miembros de las ya nombradas entidades, tienen el deber y responsabilidad de nominar a las organizaciones o personas que consideren merecedoras del galardón. También pueden postular ciertas ONG y academias a lo largo del mundo que posean prestigio.

Posteriormente, los especialistas en el área de las instituciones involucradas, se dedican a realizar una votación para elegir al ganador.

Candidatos al Premio Nobel de economía 2018

Cada persona que figura como preseleccionada ya representa una de las mentes más brillantes en la tierra. Todos los involucrados han dedicado su tiempo a realizar aportes a la humanidad con teorías que buscan el beneficio de un colectivo.

Daron Acemoglu

Se une a la lista de participantes que podrían ganar el premio más importante en el área. Con 51 años y de nacionalidad turca; se ha ganado esta nominación gracias a sus estudios sobre el rol de las instituciones en el desarrollo.

Trabaja como académico en el MIT, en Inglaterra. Sus estudios han llegado a influir algunas áreas de las ciencias sociales. Ha ganado varios premios gracias a su investigación, pero aún está en la espera del más grande de todos.

No es la primera vez que logra posicionarse como candidato al Premio Nobel de Economía, ha entrado en la lista en distintas ocasiones; por todas sus investigaciones en la economía del desarrollo. Se ha enfocado en la creación de un campo que permita medir el efecto que tienen los modelos institucionales en el desarrollo de una sociedad; en distintas escalas.

David Kreps

Este estadounidense de 68 años, figura en la lista al Nobel gracias a las contribuciones que ha hecho en cuanto a los fenómenos económicos dinámicos; en las finanzas, en la teoría de juegos y la de la organización.

Trabaja en la Universidad de Standford; y se ha destacado por profundizar en temas como: la racionalidad limitada, la gestión de recursos humanos y la axiomática. No ha llegado hasta el Nobel con las manos vacías, ha sido merecedor de varios premios a lo largo de su carrera. Además, su libro Teoría de juegos y modelos económicos fue publicado en 1991 y traducido a más de ocho idiomas.

Paul Romer

Otro estadounidense se une a tan distinguida selección de académicos. Con 64 años de edad, figura como candidato por sus aportes a la teoría sobre innovación y crecimiento; que han impulsado el aumento de la economía y su productividad.

Pese a su paso por el Banco Mundial, el cual no fue el más aclamado; muchos lo apuntan como el merecedor, más que los anteriores, a ganarse el Premio Nobel de Economía; por su contribución académica al mundo económico.

Manuel Arellano y Stephen Bond

Nominados en conjunto por sus aportes al panel de análisis de datos. Arellano, es un español de 61 años; y Bond, un británico de 55 años.

Este dúo ha elaborado un método para aprovechar los patrones que se dan en el tiempo sobre los datos del panel; con el fin de estimar las respuestas económicas que surgen por los cambios de ciertas variables o políticas. En el proceso se observa la variación controlada de confusión que no se ha tomado en cuenta anteriormente.

Wesley Cohen y Daniel Levinthal

Otro dúo que entra en la lista de posibles ganadores del Premio Nobel de Economía. Cohen, es norteamericano de 68 años. Lavinthal tiene 61 años y la misma nacionalidad. Ambos entran en la competencia gracias al desarrollo en el concepto de capacidad de absorción.

Se destacan por aportar grandes avances en cuanto a la capacidad que tienen las empresas para lograr una evaluación, asimilar y aplicar los conocimientos externos para alcanzar mayores beneficios.

Levitnthal y Cohen forman parte del plantel académico de la Universidad de Duke y de la Universidad de Pensilvania; donde han llevado sus conocimientos y han contribuido con la compresión que se tiene del desempeño innovador de las compañías, naciones e industrias.

Tres individuos por separado y dos parejas son los más nombrados para cumplir un hito en su carrera; conseguir el Premio Nobel de Economía. Pero el solo hecho de estar nominados ya significa un gran logro para estos investigadores. La comunidad económica les agradece a todos los aportes que han realizado por un bien común.