El término oligopolio significa pocos vendedores. En este contexto se entiende por pocos un rango entre 2 hasta 15 empresas. Una característica importante del oligopolio es que cada empresa puede influir en el precio de mercado. En el sector del transporte aéreo, la decisión de bajar las tarifas por parte de unas líneas aéreas puede desencadenar una guerra de precios; esto provocaría una disminución de las tarifas en todos sus competidores.

Las economías enfocadas en el oligopolio son relativamente frecuentes; en especial, en la industria manufacturera, en la de transportes y comunicaciones. Por ejemplo, observamos solo unos pocos fabricantes de automóviles, a pesar de que la industria manufacturera vende muchos modelos distintos. Lo mismo ocurre con el mercado de electrodomésticos especializado en refrigeradores, cuya fabricación es realizada por un puñado de compañías. Incluso, la industria de cereales es un oligopolio dominado por pocas empresas.

LA COMPETENCIA MONOPÓLICA

Ocurre cuando un gran número de vendedores produce bienes diferenciados. Esta estructura se parece a la competencia perfecta donde hay muchos vendedores y ninguno posee una gran cuota de mercado. Se diferencia de esta porque los productos que venden las distintas empresas no son idénticos.

Cabe señalar, que los artículos diferenciados son aquellos cuyas características importantes varían. Por ejemplo, las computadoras personales poseen componentes muy específicos que los diferencia de otros modelos y marcas, tales como: la memoria Ram, el disco duro, los módems; incluso, el tamaño y el peso. Estas computadoras pueden venderlas a precios diferentes si las consideramos como productos diferenciados.

El caso clásico de la competencia monopólica es el mercado de la gasolina al menudeo. Por ejemplo, es posible que vayamos a la estación de servicio cercana, aunque cobre más; solo porque se encuentra de camino a casa. Pero si el precio de la gasolina que vende esta compañía sube aún más que el de la competencia; es posible que nos movamos a la estación de otra empresa, la cual se encuentra a poca distancia de ella.

La calidad del producto es actualmente una parte cada vez más importante de la diferenciación del producto. Los bienes se distinguen por sus características, así como por sus precios. Siguiendo el ejemplo anterior, el de las computadoras personales, observamos toda una serie de revistas informáticas monopolísticas competitivas; las cuales se dedican a explicar la diferencia entre las computadoras producidas por fabricantes monopólicamente competitivos.