Desde hace años Suecia ha ido eliminando el uso del dinero en efectivo; de hecho, es tan acelerada la eliminación que, para el 2025, el gobierno proyecta la supresión total de los billetes. Es así como los suecos han ido un paso más adelante del sistema biométrico de pagos; incorporando un microchip personal de pago; implantados por debajo de la piel.

E-krona ¿una realidad?

Esta decisión ha obligado al gobierno a recalcular costos sociales y culturales; así como el impacto en la población más vieja que no se adapta al uso de starts up y de la tecnología blockchain. Incluso, los suecos están considerando el uso de una moneda digital, la e-krona o mejor conocida como corona electrónica.

Esta moneda es un proyecto impulsado por el Riksbank para mantener un control firme en el suministro del dinero. Sin embargo, James Pomeroy, economista de la HSBC; explica que aún pueden faltar un par de años para que la e-krona salga a la luz y al mercado internacional.

Ante la cantidad de artículos e investigaciones que ha publicado el Riksbank es evidente que la propuesta de la e-krona está viento en popa. El interés porque esta moneda salga a la luz pertenece principalmente al estilo de vida de los suecos; donde ya el dinero en efectivo es casi una ilusión.

rfdi microchip

Las tarjetas pronto serán medio de pagos también obsoletas

Si el banco aún no ha decidido poner a prueba la e-krona es porque aún está ajustando los detalles técnicos, económicos y tecnológicos que esto implica. Por ejemplo, la primera pregunta que tienen que responder las autoridades suecas es ¿qué pasa ante la posibilidad de un apagón? O ¿Cómo se protege este dinero de los piratas electrónicos? El gobernador del banco central sueco, Stefan Ingves, ha declarado “no se puede regresar en el tiempo, pero es necesario encontrar una manera de enfrentar el cambio”. Con estas afirmaciones es claro que las autoridades han asumido el riesgo de apostar por el dinero electrónico.

Cómo funciona el microchip de pago o  el rfid microchip

En una sociedad donde la mayoría de las personas recurren a aplicaciones de pago y donde la quinta parte de sus habitantes ya no usa cajeros electrónicos; es normal que se recurra a métodos que simplifique más los pagos.

De allí que muchos suecos se estén implantando microchips de pago en sus manos. Esta tecnología llamada RFID microchip es usada como tarjeta electrónica para abordar los trenes, comprar en tiendas o abrir puertas; próximamente lo usarán para pagos en restaurantes también.

rfdi microchip

Una pequeña inserción entre el dedo índice y pulgar y podrás pagar en diversos establecimientos

La inserción de estos microchips de pago es muy sencilla. Una aguja inserta el rfid microchip entre los dedos pulgar e índice. Esta herramienta del tamaño de un grano de arroz contiene la información del usuario. La tecnología es una adaptación de los chips que le implantan a las mascotas o a los embarques  para rastrearlos; ahora son las empresas y los condominios quienes lo solicitan.

Esta herramienta permite mantener un rastro de compras y de visitas a lugares que traería ventajas y desventajas para la gente. A diferencia de un carné o de una aplicación en el celular, el microchip de pago y de identidad no puede ser extraviado. Pero a la vez permites que, de algún modo, monitoreen tus pasos;  cosa que parece no disgustarle mucho a los suecos quienes afirman que no tienen problemas en compartir información. Incluso, algunos han llegado a aseverar que esta es una de las causas que ha llevado a Suecia al dinero electrónico.

Las mismas empresas estimulan el uso de pagos electrónicos; pues han observado que el proceso de contar dinero retrasa la labor del cajero. Por la misma razón, los bancos han impulsado el uso de tarjetas y la aplicación de pago Swish. El uso de estos métodos genera dividendos para los bancos y las empresas de tarjetas, con lo que genera puestos de trabajo y fortalece el sistema económico.

La seguridad ante todo

Una de las razones por la que los bancos suecos dejaron de utilizar efectivo fue por motivos de seguridad. En el año 2000 los bancos del país fueron parte de una oleada de robos violentos que elevó la tasa de delitos en la nación. Comparando la tasa de delitos más recientes con la del 2008, el resultado fue abrumador; apenas dos bancos fueron asaltados en el 2017 en contraste con los 210 del 2008.

¿Es posible el biohacking con un rfid microchip?

Existe una variante de los piratas electrónicos con el microchip de pago que se ha llamado biohacking; y refiere a quienes experimentan con la biomedicina. Esta misma variante marca la diferencia entre Suecia y el resto de Europa; pues los biohackers conforman un movimiento transhumanista, que esperan mejorar el cuerpo con el uso de Inteligencia Artificial.

Asimismo, los creadores del microchip de pago aseguran que son “pasivos”; es decir, que a pesar de contener información no pueden leerla. Solo el dispositivo receptor podrá hacerlo y a unos pocos centímetros de distancia.

Los microchip de pago son un subconjunto de rfid que trabajan con la tecnología NFC Near Field Communications (comunicación de campo cercano); lo que le permite resguardar la información limitándola a un rango de 10 cm. No obstante, cada vez que el usuario lo registre dejará un rastro, como lo hace cuando usa sus tarjetas de débito o crédito; esto no marca diferencia alguna con los canales electrónicos habituales.

De algún modo, los jóvenes suecos se sienten tranquilos de usar sus microchips de pago; dejando atrás a la población más vieja que le cuesta adaptarse a la velocidad de los cambios tecnológicos.