El caso actual de la economía en Venezuela es realmente un tema complejo de entender. Diversos factores alteran la estabilidad y los pronósticos siempre se quedan cortos. El Fondo Monetario Internacional proyectó una inflación de 1.000.000% para finales de 2018. Sin embargo, los anuncios que en materia de economía viene haciendo el mandatario de Estado, Nicolás Maduro Moros, deja corta esta proyección.

Desde comienzos de agosto el Jefe de Estado anunció una economía anclada en el Petro. Cabe recordar, que el Petro es la primera moneda digital avalada por un país; su respaldo, según las mismas palabras del mandatario, está amparado por el barril del petróleo lo que la hace fluctuar al ritmo de un producto con cierta vida útil. Decimos esto porque las proyecciones en los países europeos es apostar por una energía sustentable y eliminar el consumo de gasolina y petróleo.

Anclaje al Petro

Ahora bien, ¿qué significa una economía anclada al Petro? Pues que todos los precios fijados fluctuarán respecto al Petro y este, en consecuencia, al barril de petróleo. Según las declaraciones
del Presidente de este país el salario mínimo corresponderá al 0.5 del valor de un petro, estableciendo como tasa inicial 60 dólares por barril. Esto se traduce en un precio en bolívares soberanos de 3.600 o 360.000.000 bolívares fuertes. De allí que, el salario mínimo en Venezuela se ajuste al valor de 180.000.000 bolívares fuerte o 1.800 bolívares soberanos.

Es necesario señalar que Venezuela, en estos momentos está pasando por un proceso de reconversión monetaria. Luego de varios anuncios fallidos con la eliminación del billete de cien, el pasado mes de marzo Nicolás Maduro Moros decretó suprimir tres ceros a la monedas. Luego, rectificaría sumándole dos ceros más para un total de cinco ceros.

Con esta medida el billete de mayor denominación, antes del 20 de agosto, pasa a ser una moneda entre las que se acuñaran con menor denominación. De este modo, el Bolívar fuerte pasa a ser reconocido como Bolívar Soberano utilizando el símbolo BsS. Para identificarlo.

¿Se aproxima una hiperinflación en Venezuela?

Hungría es el país registrado con mayor inflación en la historia del mundo, le sigue ZimbaweYugoslavia. Se dice que en el primer caso los precios aumentaban cada 15 horas. Pues con estas nuevas medidas el Estado venezolano proyecta un caso de inflación muy alto, que se suma a los ya experimentados en oportunidades anteriores.

Para tener una referencia clara, el sueldo base hasta el 17 de agosto de 2018 es de 5.196.000 bolívares fuertes, a partir del 20 de agosto será de 180.000.000 de bolívares fuertes, con lo que se habla de un aumento de aproximadamente 5000%. Lo que generará una  inflación correspondiente en los productos y servicios. No es extraño que mucho antes de estas fechas ya algunas compañías
den presupuestos con una vigencia menor a 24 horas.

La incertidumbre está a la orden del día, pues también los recientes anuncios afectan el precio de la gasolina; un rubro que en Venezuela se cotizaba incluso por debajo que el precio del agua. A esta situación debemos añadir el aumento de la tasa oficial del dólar que se posiciona en 6.000.000 de bolívares fuertes o 60 bsS. Tasa que hasta hace poco tiempo se manejaba en tres bandas donde su rango no alcanzaba los 300 bsF. Y que mantiene un mercado paralelo por donde la gente suele comercializar sus bienes. Asimismo, las medidas incluyen un aumento de cuatro puntos en el Impuesto al Valor Agregado (IVA), que pasará de 12% a 16%; y un ajuste al Impuesto Sobre La Renta (ISLR) de un 0,5% al 2% mensual como anticipo.

Finalmente, para llevar a cabo todos estos ajustes los diferentes bancos del país deberán suspender sus servicios por unas horas el día domingo; lo que reduce las posibilidades de efectuar cualquier transacción económica durante ese período.