Un mercado financiero es un mecanismo en el que se pueden comprar o vender activos financieros (valores o títulos), como acciones y bonos. Los mercados financieros sirven para canalizar los ahorros de los fondos familiares, empresariales y de gobiernos; estos fondos provienen de los excedentes al gastar una cantidad menor al ingreso. De igual forma, orienta a aquellos que tienen un déficit de fondos porque sus egresos superan a sus ingresos.

Debemos señalar que los principales prestamistas son las familias; no obstante, los prestatarios más importantes son las empresas y el gobierno quienes suelen hacer préstamos. Asimismo, las personas y gobiernos extranjeros suelen realizar financiamientos al exterior al tener exceso de fondos. Cabe señalar que las familias y los extranjeros solicitan fondos en préstamo para financiar compras como: automóviles, muebles y casas.

Instrumentos financieros

Es necesario destacar que en los financiamientos directos, los prestatarios solicitan fondos en préstamo directamente a los prestamistas. La transacción es realizada en los mercados financieros vendiéndoles valores (también denominados instrumentos financieros); estos son entendidos como derechos sobre los ingresos o activos futuros del prestatario. Mientras que, los valores son activos para el comprador; para el individuo o empresa que los vende o emite serán pasivos (pagarés o deudas).

Por lo general, las personas que ahorran no son individuos que tienen disponibilidad de oportunidades de inversión aprovechables; tal como sucede con los empresarios.

Cómo funcionan los mercados financieros

Supongamos que usted ha ahorrado $3,000 en este año, pero no le es posible solicitar o conceder ningún préstamo porque no hay mercados financieros disponibles. Si usted no tiene la oportunidad de invertir en activos que le permitan obtener ingresos con sus ahorros, usted conservará los $3,000 y no ganará intereses. Sin embargo, Génesis, la arquitecta, tiene un uso productivo para sus $3,000: comprará una computadora que le permitirá acortar el tiempo de diseño de las edificaciones; esta compra le generará una cantidad extra de $500 por año. Si usted pudiera ponerse en contacto con Génesis, podría prestarle sus $3,000 con un interés del 10% anual; en ese caso, ambos encontrarían una mejor posición en el siguiente año. Así, usted ganaría $300, que de otra forma no se incrementaría, mientras que Génesis obtendría $200 más por ingresos.

Ante la ausencia de mercados financieros, usted y Génesis no podrían llegar a conocerse y los dos se mantendrían en una peor posición. Sin mercados financieros es difícil transferir fondos de una persona que no tiene ninguna oportunidad de inversión a una que sí la tiene. De este modo, los mercados financieros son esenciales para promover la eficacia económica.

Beneficios de los mercados financieros

La existencia de los mercados financieros es benéfica aún cuando el solicitante destine los fondos en préstamo para un propósito distinto al de incrementar la producción en un negocio; como por ejemplo, la compra de una vivienda.

Los mercados financieros son de gran importancia para producir una asignación eficiente de capital; lo que contribuye a una mayor producción y eficiencia para la economía global.

Al funcionar de manera adecuada, los mercados financieros mejoran el bienestar de los consumidores, al permitirles programar mejor sus compras. En este sentido, les dan fondos a las personas jóvenes para que compren lo que necesiten; y en última instancia, pueden esperar hasta que hayan ahorrado la totalidad del precio de compra, sin obligarlos. En conclusión, los mercados financieros que operan de una manera eficiente mejoran el bienestar económico de la sociedad.