La inversión no es más que la colocación de capital para poder obtener una ganancia futura. Tanto las empresas como los hogares compran bienes de inversión. Las empresas compran estos bienes para aumentar su stock de capital y reponer el capital existente, conforme se desgasta o envejece. Las personas compran nuevas viviendas, que también forman parte de la inversión.

La cantidad demandada de bienes de inversión depende del tipo de interés; este mide el coste de los fondos utilizados para financiar la inversión. Para que un proyecto de inversión sea rentable, su rendimiento (el ingreso generado por el futuro aumento de la producción de bienes y servicios) debe ser superior a su coste (los pagos por los fondos tomados a préstamo). Si el tipo de interés sube disminuye el número de proyectos de inversión rentables y, por lo tanto, también la cantidad demandada de bienes de inversión.

Ejemplos de la inversión

Supongamos, hipotéticamente, que una empresa está considerando la posibilidad de construir una fábrica de 100.000.000 pesos que generaría un rendimiento de 10.000.000 al año; es decir, un 10 por ciento. La empresa compara este rendimiento con el coste de pedir un préstamo de 100.000.000 pesos. Si el tipo de interés es inferior al 10 por ciento; la empresa pedirá prestado el dinero en los mercados financieros y realizará la inversión. Si es superior, deja pasar la oportunidad de invertir y no construirá la fábrica.

La empresa toma la misma decisión de inversión aun cuando no tenga que pedir prestados los 100.000.000 pesos, sino que use sus propios fondos. Siempre podrá depositar este dinero en el banco o en un fondo de inversión y obtener intereses por él. Construir la fábrica es más rentable que depositar el dinero en el banco si, y solo si, el tipo de interés es inferior al rendimiento del 10 por ciento que generará la fábrica.

Una persona que quiera comprar una nueva vivienda ha de tomar una decisión similar. Cuanto más alto sea el tipo de interés, mayor es el coste de un crédito hipotecario. Un crédito hipotecario de 10.000.000 de pesos cuesta 600.000 al año si el tipo de interés es del 6 por ciento; en cambio si es al 8 por ciento será de 800.000. A medida que sube el tipo de interés, aumentará el coste de tener una vivienda; acción que disminuirá la demanda de nuevas viviendas.

Tipos de interés

Los economistas, cuando estudian el papel que desempeñan los tipos de interés en la economía, distinguen entre el tipo de interés nominal y el real. Esta distinción es relevante cuando está variando el nivel general de precios.

El tipo de interés nominal es el tipo de interés que se publica normalmente: es el tipo que pagan los inversores cuando piden un préstamo.

El tipo de interés real es el tipo de interés nominal corregido para tener en cuenta los efectos de la inflación. Si el tipo de interés nominal es del 8 por ciento y la tasa de inflación del 3 por ciento, el tipo de interés real es del 5 por ciento.

Podemos resumir este análisis con una ecuación que relaciona la inversión I con el tipo de interés real r:

I =I(r).

La función de inversión

Esta relaciona la cantidad de inversión, I, con el tipo de interés real, r. La inversión dependerá del tipo de interés real porque el tipo de interés será el coste de los préstamos. La función de inversión tendrá pendiente negativa cuando el tipo de interés sube; de ese modo, disminuye el número de proyectos de inversión rentables. Presentará una pendiente negativa porque a medida que aumenta el tipo de interés, la cantidad demandada de inversión disminuye.