In Nuevas tecnologias

Con la aparición de las nuevas tecnología es necesario crear conceptos que puedan explicar los distintos fenómenos que se desarrollan. En un mundo donde el Internet, las comunicaciones instantáneas y la inmediatez, crecen a pasos agigantados; nace el término “economía gig”, para explicar una compleja red.

La economía gig es un concepto que aparece en el panorama gracias a los cambios producidos en el sector laboral. La fuerza de trabajo está mutando hacia nuevas tecnologías, pronto este tipo de economía será la regla y no la excepción.

¿Qué es un gig?

El gig es un tipo de empleo que ocurre en la industria musical; se trata de contratar a músicos para eventos muy específicos. Los artistas realizan su presentación y así finalizan el contrato. De este pequeño trabajo nació el concepto de economía gig. Podemos definirlo como el mercado laboral en el cual los empleadores y trabajadores independientes se contactan para realizar tareas a corto plazo.

En decir, la economía gig es aquella donde los freenlancer encuentran actividades extras para aumentar sus ingresos. El pago solo es cancelado al terminar una tarea o las que incluyeran la contratación. Por lo general, los trabajadores independientes son requeridos por poco tiempo y para trabajos especializados.

Los trabajadores autónomos no nacen en esta economía, vienen operando desde mucho antes; pero las plataformas digitales han facilitado las conexiones entre los empleados independientes y las ofertas de trabajo.

Una economía desde el Internet

La economía gig opera en el mundo del Internet, con plataformas online que sirven como mediadores entre las personas que ofrecen y las que buscan trabajos. En estos espacios los autónomos tienen contacto directo con los demandantes esporádicos.

De este modo, surge una nueva forma de desarrollo del mundo laboral; no por el tipo de prácticas, ya que desde hace muchos años los autónomos han existido y trabajado en proyectos a corto plazo, como en la industria musical los gigs. Es novedoso por los medios donde se desenvuelven las actividades. Ya no existen fronteras geográficas; los trabajadores independientes tienen enormes posibilidades laborales al alcance de un clic.

Incluso las formas de pago no están condicionadas por una moneda local. Con la aparición de las criptomonedas los trabajadores no se ven limitados, pueden cambiar sus ingresos a cualquier moneda del mundo sin ningún problema. Un hecho que contribuye aún más a la eliminación del papel moneda. Las transacciones pasan a ser un asunto digital, el valor del dinero físico pierde protagonismo en la economía gig.

Este ejercicio permite la libertad financiera en pagos y trabajos. Es una economía hecha a medida, los tiempos dedicados a las tareas se pueden controlar; también qué actividades se aceptan realizar y bajo qué términos se harán.

El trabajador goza de mayor libertad dentro de la economía gig; sistema que hace el cruce ideal entre casi todas las industrias, puestos de trabajo, salarios y horarios. Las colaboraciones breves de los trabajadores autónomos con los demandantes son cada vez más comunes; no solo como una forma de generar ingresos extras, muchas personas toman el trabajo independiente como su fuente principal de empleo.

Distintos tipos de autónomos y trabajos gigs

Al comienzo de la tendencia gig, se recurría a pequeños trabajos como una forma de afrontar la situación de desempleo, o para solventar momentos de necesidad económica. En la actualidad, un gran grupo de personas toman los trabajos a corto plazo como única forma de subsistir.

Dentro de la economía gig existen distintos trabajadores independientes. Se pueden dividir en cuatro categorías, según sea su razón de pertenecer a este tipo de trabajos:

  • Los asalariados ocasionales: dentro del mundo de los autónomos, este tipo de trabajadores recurren a la economía gig por elección propia y para generar más ingresos. No es su empleo principal, pero los ayuda a obtener otras ganancias.
  • Los agentes libres: es muy común en los jóvenes de hoy en día recurrir a los trabajos gig como fuente primaria de ingresos. Los trabajadores libres usan las plataformas digitales para concentrar su fuerza laboral y ganar todo su dinero de estas.
  • Los financieramente atados: este tipo de trabajadores se ven en la necesidad de encontrar actividades breves para solventar el desempleo. Sus ingresos primarios los consiguen dentro de la economía gig por obligación; ya que no tienen otros medios.
  • Los reacios: este grupo de trabajadores autónomos obtienen sus ingresos de colaboraciones breves, pero prefieren los trabajos tradicionales.

La economía gig ha demostrado tener una amplia gama de formas, tamaños y colores; tanto en trabajadores como en opciones de empleo. Las dos formas comunes en que los trabajos se dan son: aquellos basados en la web y los que se basan en la localidad.

Los trabajos para autónomos que tienen su utilidad solo en la web, no conocen barreras de ningún tipo y pueden realizarse de forma remota. Por otro lado, los que están basados en la localidad requieren una presencia física, como es el caso de Uber.  En el último tipo, las plataformas digitales siguen funcionando como mediadores, pero el trabajo se desempeña en un lugar físico; se necesita la presencia del trabajador.

Gigs para todas las edades

Las nuevas generaciones han expresado un gran interés por los trabajos de la economía gig. Ven la libertad laboral tan anhelada en este tipo de actividades, en las que son gestores de su tiempo, dinero y trabajo. Debido a las crisis financieras que se han vivido a nivel mundial en los últimos años; personas de todas las generaciones han se han convertido en trabajadores independientes, resolviendo situaciones de desempleo.

La economía gig no es exclusiva para los más jóvenes; individuos de todas las edades han recurrido a ella para enfrentar adversidades; o para ganar más dinero. Sin embargo, actualmente se presentan importantes desventajas para esta modalidad de trabajo.

Un mercado con total libertad

Los freenlancer no poseen un seguro laboral, ni plan de jubilación; a esto hay que sumarle que ellos son los que prestan la fuerza de trabajo y las herramientas, cargando con todos los gastos. Por lo general, esto resulta con un porcentaje de las ganancias muy bajo.

La economía de la independencia, llamada así por alguno de sus defensores; funciona mediante la economía colaborativa, donde se vale de la experiencia de los usuarios y sus calificaciones. Si una plataforma tiene más usuarios, es probable que las ganancias que allí se generen sean mayores.

Al tener más usuarios las demanda de empleos será mayor; y los precios por trabajos se ven afectados. Si hay mil personas ofreciendo un servicio, los empleadores tienen la opción de bajar los precios a su gusto, y el ganador, en muchos casos; será al que acepte hacer la tarea por un costo menor.

Aunque algunas plataformas establecen un mínimo de pago, los contratista han encontrado formas de huir de esta regla, pagando a los autónomos cantidades de dinero muy bajas para los trabajos que requieren. El mercado del Internet es totalmente libre y no hay nada que proteja a los freenlancer de la explotación, más que su capacidad para decir “no”.

Beneficios más allá de las ganancias

A pesar de las desventajas laborales que supone ser un trabajador independiente, estos están creciendo y convirtiéndose en un porcentaje de la población muy grande. Solo en Estados Unidos y Europa, del 20 al 30% de los ciudadanos realizan actividades en la economía gig. Estas cifras prometen aumentar con rapidez en los próximos años.

Se estima que para el 2020 el 40% de la fuerza laboral esté conformada por trabajadores independientes. Las reglas del mercado están cambiando hacía un espacio laboral netamente digital, con sus variaciones y características.

Importantes empresas están implementando el trabajo desde casa en sus nóminas. Como Amazon, que busca trabajadores independientes para desempeñarse en atención al cliente, desde su hogar; y GitHub, empresa creadora de software; que requiere ingenieros que programen desde casa. Reducen costos y se adaptan a las nuevas tendencias de la economía: que apunta a ser gig, a como de lugar.

La economía gig se apodera del mundo de forma rápida, las persona se valen de ella para lograr beneficios.  Más allá de las ganancias, es un modelo que permite el control por parte del trabajador. Este nuevo sistema, en desarrollo, aún debe solventar distintos problemas y las reglas de protección laboral deben transformarse hacia la era digital.

Recent Posts

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contactanos

Puedes enviarnos un correo y te responderemos a la brevedad

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra , pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
eliminación del papel monedasistema biométrico de pago