Historia económica

En la segunda mitad del siglo XVIII, los filósofos empezaron a plantear la materia económica de una forma más científica. En general, se considera que la publicación de La Riqueza de las Naciones (1776), de Adam Smith (1723-1790), marca el punto de partida de la economía moderna.

En su obra, Smith estableció las bases del pensamiento, ordenado y sistemático, de las fuerzas económicas. No obstante, Smith y sus sucesores inmediatos, como David Ricardo (1772-1823); siguieron señalando la diferencia entre valor y precio. Por ejemplo, Smith pensaba que el valor de un bien significaba su valor de uso; mientras que su precio representaba su valor de cambio.

La diferencia entre estos dos conceptos fue ilustrada con la famosa paradoja del agua y los diamantes. El agua, que evidentemente tiene un gran valor de uso, tiene escaso valor de cambio (un precio muy bajo); por su parte, los diamantes tienen un escaso uso práctico, pero un gran valor de cambio. La paradoja que intentaron resolver los primeros economistas es el resultado de la observación de algunos artículos muy útiles que se cotizan a precios bajos; entretanto, otros que no son esenciales tienen precios muy altos.

Ni Smith, ni Ricardo, resolvieron la paradoja del agua y los diamantes de forma satisfactoria. Por lo que el debate del concepto del valor quedó en manos de los filósofos; en cambio, los economistas dirigieron su atención a explicar los determinantes del valor de cambio. Es decir, a explicar los precios relativos.

Una posible explicación obvia es que el valor de cambio de los bienes está determinado por lo que cuesta producirlos. Los costos del trabajo son los que más influyen en los costos de producción (sobre todo en la época de Smith y Ricardo); y, por tanto, sólo había un corto paso para abrazar la teoría del valor del trabajo. Por ejemplo, parafraseando un caso presentado por Smith; si cazar un ciervo toma el doble de horas de trabajo que cazar un castor, entonces deberíamos intercambiar un ciervo por dos castores. En otras palabras, el precio del ciervo debería ser el doble que el del castor. Así, los diamantes son relativamente caros porque su producción exige una importante cantidad de trabajo.



Entre 1850 y 1880, los economistas empezaron a tomar conciencia de que, para construir una alternativa adecuada para la teoría del valor del trabajo, tendrían que inventar una teoría del valor de uso. En la década de 1870, varios científicos descubrieron que la utilidad total de un bien no es la que determina su valor de cambio; por el contrario, lo determina la utilidad de la última unidad consumida. Ilustremos mejor, no cabe duda que el agua es muy útil y que es esencial para la vida. Sin embargo, como el agua es, relativamente abundante, consumir un vaso más (ceteris paribus) tiene un valor relativamente bajo para la gente.

Estos marginalistas redefinieron el concepto del valor de uso haciendo a un lado la idea de utilidad general; para ello, tomaron una utilidad marginal o creciente, o sea, la utilidad de una unidad adicional de un bien. De este modo, el concepto de la demanda de una unidad adicional de producción contrapuesto al análisis de los costos de producción de Smith y Ricardo llevó a derivar un panorama completo de la determinación del precio.

El economista inglés Alfred Marshall (1842-1924) presentó la definición más clara de estos principios marginales en su obra Principles of Economics (1890). Marshall demostró que la oferta y la demanda actúan simultáneamente para determinar el precio. El inglés señaló que, tal como no podemos especificar cuál de las dos hojas de un par de tijeras es la que corta, así tampoco podemos decir que sólo la oferta o la demanda determinan el precio.

Aquí en QUEESECONOMIA.SITE no dedicamos a desarrollar una serie de post dedicados a la historia de la economía. Lee nuestros artículos, tú eliges el orden

Aquí en QUEESECONOMIA.SITE nos dedicamos a desarrollar una serie de post dedicados a la historia de la economía. Lee nuestros artículos en el orden que prefieras.




Contactanos

Puedes enviarnos un correo y te responderemos a la brevedad

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra , pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies