Como ya se ha mencionado, la macroeconomía se centra en el análisis de la situación económica, así como de los factores que inciden en la macroeconomía. Las herramientas utilizadas por los diversos gobiernos  para alcanzar los objetivos propuestos por estos son datos derivados de la observación y la estadística. Algunos de estos factores que inciden en la macroeconomía son:

El desempleo

La pérdida de empleo en una persona que está en edad de trabajar y que no posee limitaciones físicas ni mentales genera una pérdida del ingreso y producción. Asimismo, el desempleo prolongado puede dañar las perspectivas de empleo en las personas; por lo que podría aceptar un trabajo para el que no está capacitado o de menor jerarquía. Esta situación ocasionará una pérdida de capital humano.

Este es uno de los factores que inciden en la macroeconomía; por lo que esta parte de la economía se encargará de estudiar los factores que causan el desempleo. De igual forma, analiza las posibles medidas a tomar por los Gobiernos para evitarlo. Uno de los principales objetivos de la macroeconomía internacional  es asegurar el pleno empleo en los países abiertos al comercio. Aunque es conocido que este factor no es de obligatorio cumplimiento; en la praxis podemos encontrar una cantidad de empresas con cierta capacidad ociosa.

El ahorro

En términos de teoría económica se refiere a la parte de la renta o ingreso no dedicado al consumo, sino a otros fines. La totalidad que queda del ahorro de sectores públicos y privados es lo se conoce como ahorros nacionales. Es decir, el resultado del valor del conjunto de bienes producidos, mejor conocida como renta nacional, y el consumo.

En teoría se espera que un país consuma la cifra exacta a la renta, ni más ni menos. Mas en la práctica esto no sucede igual. Los particulares pueden destinar parte de su renta a acumular riquezas para el futuro (mediante el ahorro); o pueden solicitar préstamos para gastar, temporalmente, más de lo que se ingresa. Esta actitud hacia el ahorro o endeudamiento afecta el nivel de empleo y la renta de un país. La tasa de ahorro mundial determina la rapidez con la que puede crecer el stock mundial de capital productivo.

Los desequilibrios comerciales

El término desequilibrio en la economía hace referencia a los déficits comerciales que afectan  los mercados de diversos países. Cuando el fenómeno de gasto es igual a la renta de un país el valor de las importaciones iguala el valor de las exportaciones. Pero este proceso no es muy común, razón por la cual encontramos mucha regiones con un desequilibrio comercial. En estos casos, la política macroeconómica entra en juego al afectar a los socios comerciales de un país; por lo que se debe encargar de redistribuir la riqueza entre ellos.

En otras palabras, el desequilibrio comercial de un país es la acumulación de un superávit de comercio exterior para mantener su crecimiento; mientras otros países acumulan un déficit, el cual resta a su crecimiento. Esto genera una serie de acciones que llevan al proteccionismo por parte de los gobiernos.

El dinero y el nivel de precios

En la actualidad, es más conveniente utilizar el dinero, como medio de cambio universalmente aceptado, que el trueque; si bien este se utilizó al principio de una conciencia económica en las sociedades primitivas ahora es preferible mostrar el precio en unidades monetarias para las transacciones comerciales. Puesto que el dinero cambia de manos constantemente, las fluctuaciones de la oferta o la demanda de dinero pueden afectar tanto al producto nacional como al empleo y, en definitiva, la acción del Banco Central.

La macroeconomía internacional considera importante el manejo de una moneda propia por cada país; por lo que un cambio de oferta monetaria afectaría de manera considerable a otros países. Lo anterior podría traer inestabilidad de precios en un mercado; lo cual es uno de los objetivos más importantes en la política macroeconómica internacional.