Las nuevas tecnologías han hecho mutar distintas actividades y áreas de trabajo. Lo que antes era complicado y solo estaba al alcance de pocos; ahora es de fácil acceso con el Internet. Este es el caso del trading, tan usado en la actualidad.

Trading se traduce como “negociación bursátil” que es aquella actividad financiera que se hace por medio de la Bolsa. Es en la Bolsa de Valores donde se realizan la mayor parte de este tipo de negociaciones.

La negociación bursátil consiste en la compraventa de activos financieros; que son cotizados con alta liquidez en los mercados. Es una actividad de carácter especulativo, donde se compra un activo para venderlo a un precio mayor.

El Internet es el aliado número uno del trading

Gracias al Internet se han desarrollado espacios electrónicos especializados en la compraventa de divisas, valores, materias primas, entre otras. Dichos lugares en la red son regulados y seguros.

Sin embargo, siempre es recomendable conseguir un intermediario para dar con sitios de confianza; que puedan aportar un beneficio real al inversionista. Las personas que asumen esta tarea son llamadas brokers.

Los intermediarios o brokers son el equivalente en los mercados financieros electrónicos a los corredores de bolsa.  Ellos actúan como agentes que asesoran a los inversionistas o realizan directamente transacciones a su nombre.

Internet como arma de doble filo para el trading

La popularidad del trading recae en la facilidad con la que parece ser posible conseguir muchos beneficios. El Internet da la ilusión de que se puede generar  gran cantidad de ingresos al alcance de un clic. Afirmación que no es falsa, pero conlleva mucho más esfuerzo del que se quiere hacer ver.

La negociación bursátil es una práctica vieja que siempre ha requerido conocimiento del mercado. Aunque ahora todo está a la facilidad de un clic, sigue siendo necesario tener conocimientos sobre el funcionamiento de los espacios financieros.

Libertad de inversión para todos

Una actividad que era para pocos, pasó a ser de quien tenga la disposición de invertir desde la comodidad de su hogar, este emprendedor lleva el nombre de trader. La persona que suele recurrir a un broker para la compraventa de activos.

Los trader no conocen de igual manera el mercado que los intermediarios; quienes saben cuáles son las plataformas digitales para realizar distintas operaciones. En ocasiones, los inversionistas se sienten seguros de ir por su cuenta, sin asesoría, pero es una acción muy arriesgada.

Si se quiere invertir en la Bolsa de Valores se deben tomar riesgos y pensar en las consecuencias, muchas veces se pierde; pocas se gana. Son factores a considerar si se entra al mundo de las finanzas; de la misma forma se debe entrar al trading.

Los trader deben informarse, adquirir conocimientos y nunca actuar por impulsividad. El trading se caracteriza por darse en un plazo de tiempo corto; semanas, días y horas. Esa es la mayor diferencia con las inversiones comunes; lo rápida que puede ser una transacción.

Los riesgos de pérdida pueden ser iguales, o más altos, en los mercados digitales. Las personas se confían en lo simple que parece el proceso; e ignoran la complejidad de las operaciones financieras, sea cual sea la plataforma en que se desarrollen.

Por ser una actividad que está de moda recomiendan seguir las tendencias que se dan en el mercado, pero es indispensable actuar con cuidado en este plano. Es mejor que el interesado se informe con un broker si se está iniciando. Ellos tienen la capacidad de comprender los gráficos que se ven en el software financiero.

No es suerte, es conocimiento

Todas estas estrategias de especulación que se dan a corto plazo tienen semejanza con la bolsa por estar basadas en análisis técnicos. No es recomendable que un principiante se arriesgue a hacer trading sin conocimiento o consejos previos y profundos.

Además, se debe tener en cuenta que las ganancias no ocurren por suerte. Son un cúmulo de investigaciones que llevan al inversionista a dar con el momento preciso para hacer la compra o venta de activos. Solo las personas especializadas, o que han hecho un análisis exhaustivo, logran obtener grandes ganancias.