Cuando la gente, en general, menciona que una persona tiene mucho dinero hace referencia a su riqueza. Desde el contexto utilizado por los economistas, el término dinero adquiere un sentido más especializado. Para estos especialistas, el dinero no se refiere a toda la riqueza, sino a un tipo específico: El dinero es la cantidad de activos que pueden utilizarse fácilmente para realizar transacciones. En concreto, los pesos en manos de los chilenos constituyen la cantidad de dinero en Chile.

El dinero cumple tres funciones: es un depósito de valor, una unidad de cuenta y un medio de cambio.

Como depósito de valor; el dinero permite transferir poder adquisitivo del presente al futuro. Si trabajamos hoy y ganamos 100 dólares, estamos en la capacidad de decidir si conservamos el dinero y lo gastamos mañana, la próxima semana o el próximo mes. De allí que, ante un caso como la inflación consideremos al dinero es un depósito imperfecto de valor. No obstante, las personas siguen buscando el dinero que pueda intercambiarlo por bienes y servicios en el futuro.

Como unidad de cuenta; el dinero indica los términos en los que se informan los precios y se expresan las deudas. La microeconomía nos enseña que los recursos se asignan de acuerdo con sus precios relativos (la relación entre precios de los bienes); no obstante, en España las tiendas expresan sus precios en euros. Un concesionario de automóviles nos menciona que un vehículo cuesta 20.000 euros, no 400 camisas (aún cuando pueda significar lo mismo). Igualmente, las deudas, en su mayoría, obligan al deudor a entregar una determinada cantidad de activos en el futuro; no suele acordar una cantidad de mercancía. En este sentido, el dinero es el patrón con el que medimos las transacciones económicas.

Como medio de cambio, el dinero es lo que utilizamos para comprar bienes y servicios.

Cabe mencionar la frase impresa en algunos billetes de dólares estadounidenses: «Este billete es de curso legal y sirve para pagar todas las deudas públicas y privadas»; esto nos da una idea de la utilización del dinero. En todo caso, cuando vamos a comprar confiamos en que los vendedores aceptarán nuestro dinero a cambio de sus artículos. La facilidad con que un activo se convierte en el medio de cambio y se utiliza para comprar otras cosas se puede denominar liquidez del activo; de este modo, como el dinero es el medio de cambio, es el activo más líquido de la economía.

El trueque como transacción

Si queremos comprender las funciones del dinero, imaginemos una economía que carezca de billetes y monedas; es decir, una sistema de trueque. En ese mundo, el comercio exige la doble coincidencia de los deseos; en otras palabras, la improbable casualidad de que dos individuos tengan un bien que desee el otro en el momento y lugar precisos para realizar un intercambio. Esto quiere decir, una economía de trueque solo permite realizar transacciones sencillas.

Utilizamos el dinero como medio favorito porque hace indirecta las transacciones. Por ejemplo, si un mecánico utiliza su sueldo para comprar herramientas; los fabricantes utilizan los ingresos derivados de la venta de herramientas para comprar aluminio; la empresa metalúrgica utiliza los ingresos derivados de la venta de aluminio para pagar a la empresa minera; la empresa minera reparte unos beneficios que permiten que los hijos de los socios puedan arreglar sus vehículos; y, finalmente, el taller mecánico utiliza el ingreso para pagar el sueldo del mecánico. Visto así, en una economía moderna y compleja, el comercio suele ser indirecto y exige el uso de dinero.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra , pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
expand_less