Ventaja competitiva y su influencia a nivel empresarial

Ventaja competitiva y su influencia a nivel empresarial

Si quieres alcanzar el éxito empresarial es necesario tener una estrategia que te ofrezca una ventaja competitiva sobre el los demás. De esto depende el futuro de muchas empresas. Si no se planifica una estrategia que sea suficientemente sostenible, puede que la empresa no obtenga ventaja sobre sus competidores.

Michael Porter desarrolló esta idea en 1980. Considerado el pionero de la estrategia corporativa, Porter establece que es necesario tener una ventaja competitiva fuerte, que te diferencie y haga resaltar tu negocio frente a la competencia; o, de otro modo, no se asegura la subsistencia del negocio en el mercado.

¿Qué es una ventaja competitiva?

Para definir lo que es una ventaja competitiva, Porter recurre a la explicación de una ventaja que es única y sostenible; lo que supone que solo esa empresa posee esa ventaja. Esto trae muchísimos beneficios para la empresa, obviamente.

Beneficios de las ventajas competitivas

Las empresas que han logrado hallar y aplicar con éxito su ventaja competitiva, han mostrado un abanico de beneficios que abarcan desde mejores resultados; aumento en el tráfico de clientes; crecimiento de ingresos; hasta escalar de posición ante sus competidores directos, entre otros.

¿Cómo conseguir una ventaja competitiva?

Todo depende del ingenio que poseas para establecer una estrategia que te permita resaltar ante los diferentes negocios parecidos a tu propuesta. Existen muchas fuentes que pueden ayudar a generar una ventaja competitiva.

A la hora de desarrollar una empresa se debe pensar siempre en diferentes aspectos que puedan generar una ventaja competitiva. Podemos colocar como ejemplo la ubicación de tu empresa. Si tu negocio está ubicado en un lugar estratégico conveniente podrás conseguir una ventaja ante otras empresas que no están bien ubicadas.

Otros ejemplos de fuentes que generan ventajas competitivas son la calidad de los productos; las innovaciones en los mismos (que puede ser la presentación o algo que haga que sean reconocibles); la forma en la que se presta un servicio; la atención; las ofertas y, también importante, la optimización del coste de producción.

Explicación de ventaja competitiva

Ventaja competitiva y ventaja comparativa

Ahora que conocemos la definición que ha establecido Porter, es necesario establecer la diferencia entre ventaja competitiva y comparativa.

La ventaja comparativa se enfoca principalmente en un punto específico que genera una ventaja entre una empresa y otra. La definición plantea que se trata de la ventaja que obtiene un país, región o estado en comparación con otro, en cuanto a los costos de producción.

Esto genera una gran ventaja para las empresas, dependiendo del sector al que se estén dedicando. Una empresa dedicada a la agricultura, por ejemplo, en un país donde los rubros se producen muy fácilmente, tiene grandes ventajas ante otros que están ubicados en regiones donde el clima no lo favorece.

Tipos de ventajas competitivas

Por muy diferentes que puedan ser las ventajas competitivas de una empresa particular, estas pueden ser clasificadas de dos maneras; o eres el que ofrece el producto a mejor precio, o eres el que ofrece un producto diferente a los demás.

Liderazgo en costos

Este tipo de ventaja competitiva se consigue al establecer una estrategia donde logras obtener un precio mucho menor en los costos de producción. Si, además, lo comparamos con las demás empresas que compiten contigo sin reducir la calidad de tu producto, tendrás una gran ventaja.

Por lo tanto es posible ofrecer un costo mucho menor a los clientes y seguir obteniendo excelentes ganancias; ya que los clientes preferirán un producto más barato que sigue siendo de calidad.

estrategia competitiva

Liderazgo en originalidad

Ser único y diferente puede ser una ventaja competitiva bastante conveniente. Ofrecer en tus productos características e innovaciones que los hagan reconocibles y únicos ante los productos de la competencia es una buena estrategia; ya que permite que eleves el costo de dichos productos por la originalidad que ofrecen.

Sin embargo, conseguir esta ventaja competitiva requiere de un estudio en el que se establezca la rentabilidad de dichas mejoras en los productos. Si los clientes valoras, aprecian, buscan y están dispuestos a pagar más por dichas características, tendrás una ventaja segura.

¿Qué es la producción marginal?

¿Qué es la producción marginal?

Seguramente has escuchado hablar acerca de este término pero no lo sabes con certeza. La producción marginal es la medición de las unidades adicionales que se producirán al agregar  una unidad de entrada a la producción actual; esta unidad de entrada pueden ser materiales, mano de obra o gastos generales.

El producto marginal, también es llamado producto físico marginal. La medición de este es una relación entre las entradas y salidas de la producción. Es decir, cuántas salidas se obtendrán para una sola entrada.

Rendimiento Marginal o Producción Marginal

El producto marginal es calculado mediante fórmulas. En este caso, se hace  dividiendo el cambio total en la producción entre el cambio total de una entrada particular.

Es importante analizar solo una entrada a la vez y mantener todas las demás entradas iguales. De esta manera, cada entrada se aísla y se puede probar adecuadamente.

rendimiento decreciente

Ejemplo del Rendimiento Marginal

En una empresa la producción marginal hace referencia al valor en producción de cada uno de los empleados adicionales que la empresa contrata. Imaginemos que la producción por cada trabajador adicional es la siguiente:

Empleados Número de mesas producidas por día
Empleado 1 15 mesas
Empleado 2 10 mesas
Empleado 3 5 mesas
Empleado 4 3 mesas

Según la tabla anterior, la producción marginal de los trabajadores es la siguiente:

  • 15 mesas.
  • 10 mesas.
  • 5 mesas.
  • 3 mesas.

Cuando utilizamos el término sin mencionar a un trabajador en específico, podemos asumir que el rendimiento marginal se trata del último empleado que fue contratado.

Rendimientos Marginales Crecientes y Decrecientes

El rendimiento marginal decreciente, o producción decreciente, es un fenómeno que se produce, por lo general, en industrias granjeras o fábricas. Sucede cuando se agregan más trabajadores y estos empleados adicionales contribuyen en menor proporción en la producción general.

Este fenómeno no está relacionado solamente con la adición del empleado en sí; también está relacionado con la adición de más maquinaria en un espacio específico causando producción decreciente.

Ahora, el costo marginal creciente hace referencia a situaciones en donde el costo de producción marginal está en aumento; es decir, el costo adicional que implica el recurso humano y los inmuebles o máquinas (medios de producción).

Etapas de la producción

La producción económica se rige por tres etapas que se encuentran en función de las variables de producción,  insumos y trabajo.

Estas variables son representadas en una curva basadas en el rendimiento decreciente; es decir, cuando la producción se ve disminuida luego de alcanzar un umbral de recursos humanos o insumos determinados.

Existen tres curvas principales:

  • Curva de producto total: Refleja la producción general de la empresa; es decir, el total de artículos que se produjeron. Y con base en ello se generan las otras curvas de producción.
  • Curva media: Se refiere a la cantidad promedio de la producción total que se generó por unidad, de una variable determinada.
  • Curva del rendimiento marginal: Esta curva es la medición de la variante de producción cuando esta incrementa la unidad en una variable determinada.
producto marginal

Primera etapa del producto marginal

En esta etapa se refleja el período donde existe mayor crecimiento de la producción general.

Segunda etapa del producto marginal

Aquí vemos reflejado el período donde el crecimiento marginal comienza a disminuir hasta hacerse cero.

En esta situación, la curva de producto total sigue aumentando, mientras que las curvas medias y marginales de ambos no crecen o empiezan a caer.

Tercera etapa del producto marginal

En esta etapa la producción marginal se hace negativa.

En conclusión, podemos definir la producción marginal como un resultado adicional, si la agregamos como una unidad extra de ingreso en la producción de una empresa.

Técnicas de financiación de empresas

Técnicas de financiación de empresas

A menos que seas de los pocos afortunados con un buen capital inicial, sabemos que necesitarás conocer diferentes técnicas de financiación de empresas para iniciar con tu negocio. Comenzar un negocio o empresa en la mayoría de los casos no es una tarea fácil.

Cuando los emprendedores comienzan con un proyecto, tras haber detectado algún nicho específico que tenga potencial; el primer obstáculo con el que se encuentran es el tema del capital.

¿Cómo financiar mi empresa si no conozco ningún método de financiamiento?

El “cómo financiar mi empresaes, probablemente, la primera pregunta que todos los emprendedores se hacen al momento de comenzar con sus proyectos.

Si no conoces ningún método para el financiamiento de una empresa no te preocupes, aquí vamos a mostrarte los métodos más utilizados por los emprendedores. Sin embargo, lo primero que debes conocer es lo que supone un financiamiento y este dependerá de su tipo.

Existen múltiples métodos de financiamiento, unos más seguros que otros, algunos más rigurosos y otros más beneficiosos; todo depende del tipo de negocio que quieras emprender y de las fuentes de financiamiento que obtengas.

como-financiar-mi-empresa

Existen múltiples métodos de financiamiento siendo el de emprendedores el más utilizado

Tipos de financiamiento de una empresa

Existen dos tipos de financiamiento: Financiamiento a corto plazo y a largo plazo.

El financiamiento a corto plazo por lo general dura menos de un año, pero puede haber casos donde el lapso se prolongue por más tiempo. A causa de esto, los intereses que generan no son tan elevados.

En cambio, el financiamiento a largo plazo puede extenderse por periodos cercanos a los 10 años, o incluso más; razón por la cual los intereses que este genera son mucho más altos.

Existen más vías de financiación de empresas que las bancarias

Diferentes estudios realizados en diversos países demuestran que la mayoría de los negocios inician con un financiamiento de entidades bancarias o crediticias. Más del 80% de las empresas emprendedoras comienzan su carrera en el mercado de la misma forma.

El error que muchas personas cometen es creer que este es el único camino para alcanzar el éxito. De hecho, en muchas ocasiones la financiación de empresas por esta vía no es ni siquiera la más adecuada; por lo tanto, todo depende del estudio que se realice y del tipo de negocio que quieras emprender.

Principales opciones de financiación de empresas

Como hemos mencionado anteriormente, si no conoces la manera más adecuada de financiar tu empresa o negocio, a continuación, te mostramos algunas de las maneras más comunes (y en algunos casos las más efectivas) para lograrlo:

  • Colectas o Crowdfunding:

Una de las opciones más utilizadas para el financiamiento por aquellas personas que apenas se inician en el tema. Básicamente consiste en conseguir simpatizantes con tu proyecto a través de campañas publicitarias y, también, utilizando diversas herramientas como redes sociales.

De esta manera se puede obtener un financiamiento que, dependiendo del capital que necesites, puede llegar o no a ser suficiente para comenzar. La desventaja de este financiamiento es el tiempo que requiere para funcionar; además del esfuerzo invertido en hacer atractiva tú propuesta al público.

fuentes-de-financiamiento
  • Financiamiento a través de préstamos o donaciones familiares:

Implicar a las amistades, conocidos o familiares en los negocios no siempre resulta una mala idea; sobre todo cuando tienen los medios para realizarlo y sienten empatía con tu proyecto.

En este tipo de financiamiento todo dependerá del tipo de acuerdo que realices con la persona (o personas) en cuestión. Como ventaja supone una negociación más flexible y transacciones directas sin rigurosidades.

El problema, por lo general, ocurre con los proyectos a largo plazo, ya que puede generar, en algunas ocasiones, inestabilidad en los acuerdos. El financiamiento de esta índole, más que ser un préstamo o crédito, viene a ser una aportación individual a tu proyecto.

  • Financiamiento por entidades públicas:

Este tipo de financiamiento, si bien no es el más fácil de obtener, tiene grandes ventajas una vez alcanzado. No se trata de un préstamo que debe ser regresado con intereses ni nada parecido, el dinero que ha sido asignado a tu proyecto no debe pagarse, prácticamente es considerado como un capital de ayuda al emprendedor.

Es una fuente de dinero sólida, una vez que se logra concretar; pero como hemos dicho, acceder a ellos puede suponer un proceso de aplicación, inscripción y selección bastante tedioso y (en muchas ocasiones) hasta aleatorio.

  • Financiamiento por empresarios o “Business Angels”:

Los Business Angels no son la mejor vía de financiación de empresas a largo plazo, ya que dependen demasiado de las condiciones del financiador. Son más parecidos a donaciones que a otra cosa, puesto que el empresario o financista decide aportar capital en un proyecto en el cual no participa directamente.

Las ventajas vienen dadas por los términos del financista, puede que no haya que realizar pagos de intereses. También promete una ventaja porque los montos destinados al proyecto llegarán sin ningún trámite riguroso, sino de manera directa.

inanciamiento-de-una-empresa
  • Financiamiento por entidades financieras o bancarias:

No se pueden negar los beneficios que aporta el obtener este tipo de financiamiento para empresas que están empezando en el mercado;  ya que una vez que se aprueba su aplicación supone diversas ventajas.

Empecemos mencionando que es una fuente de capital no riesgosa, legal y que fluye de manera beneficiosa; dependiendo de las condiciones como se obtienen, discutidas antes de aprobarse el financiamiento.

Sin embargo, dichas condiciones pueden tornarse en contra si las deudas contraídas, con el tiempo, superan el monto acordado para el financiamiento. Todo esto sin tomar en cuenta la rigurosidad de su aplicación y posterior obtención, se debe cumplir con una lista larga de requisitos.

Sin lugar a dudas es una vía de financiamiento viable pero con la cual se debe tener un cuidado muy especial.

Sea cual sea la decisión que tomes en cuanto a la financiación de empresas, siempre debes tener en cuenta que todas las opciones tienen tanto ventajas como desventajas; solo se debe realizar un buen estudio evaluando el tipo de negocio que deseas emprender.

Mercado de factores: definición (I Parte)

Mercado de factores: definición (I Parte)

Si cuestionamos la distribución de las rentas nos daremos cuenta que estas determinan el público objetivo para el que produce; así como, la medida en que se beneficiará cada agente económico. Las leyes del mercado se encargarán de asignar a cada uno los recursos que hayan aportado al sistema. Por ejemplo, la renta ricardiana nos permite explicar la desigualdad en la distribución; esta se genera por los efectos que produce la balanza en el mercado de factores.

La oferta y la demanda está implicada en todo aquello que contribuya con el proceso de producción es un insumo. Por lo tanto, el mercado de factores es el lugar donde se relacionan los oferentes y demandantes de los elementos que son inherentes a este: capital, terreno y capital humano. Cada uno de estos cumplen con características específicas que ayudan a establecer la producción de un bien.

Capital

Por capital se entiende todo aquel elemento inmovilizado de la empresa, que bien puede ser fabricado por el hombre, como maquinaria o infraestructura. Es el capital monetario o de excedente monetario que puede ser invertido en una empresa para facilitar su fundación y función. El precio de capital es la tasa de interés más alta o el costo de oportunidad perdida en el mercado de capitales.

Terreno

En este punto se consideran los precios agrícolas que tienen que ver con la materia prima y el alquiler de inmuebles. Este último está determinado por la necesidad entre los oferentes y demandantes del mercado y variará según la necesidad y comodidad de estos.

Capital humano

Este factor involucra la energía física o intelectual, sin importar el grado, que se brinda en la producción. Dependiendo de las tareas designadas o funciones que desarrolle una determinada persona en la empresa, se establecerá el pago por su trabajo; esto se denominará salario medio de un conjunto.

Es necesario destacar, que el funcionamiento del mercado de factores ocurre mediante las leyes de oferta y demanda en un mercado de libre comercio; siempre y cuando estas no sean intervenidas. Es decir, las relaciones que establecen las balanzas de las diversas leyes que afectan el factor trabajo, capital y tierra; algunas de ellas son:

  • Para la demanda en el factor trabajo es: a mayor salario menor demanda. Contrariamente ocurre con la oferta de este mismo factor; donde, a mayor salario representa más trabajo
  • En cuanto al factor capital, la ley de demanda funciona así: a mayor tasa de interés, menor será la demanda. Mientras que la oferta ocurre del siguiente modo: a mayor tasa de interés, mayor será la oferta.
  • Por su parte, el factor terreno funciona así con sus leyes; en la demanda, mientras mayor sea el alquiler menor será la demanda. Contrario a la oferta, donde a mayor es el alquiler, mayor será la oferta.

Por lo general, en un mercado de competencia, la actividad estará determinada por la cantidad de demandantes de cualquiera de los factores –terreno, capital o mano de obra–; cuya demanda individual tiende a cero o es mínima en relación a la cantidad total demandada del mismo factor, en un tiempo determinado.  En otras palabras, en el mercado existen muchos factores: el contratado, como el trabajo; invertidos, como el capital o alquilados, como el terreno; pero solo se requerirá una sola unidad de estos.

Estructuras del mercado de factores

Algunos mercados de productos son perfectamente competitivos, pero no por ello todos son así; en ocasiones los productores tiene el poder. Algo similar ocurre en los mercados de factores, suscitando la posibilidad de tres estructuras diversas:

  • Los mercados de factores perfectamente competitivos.
  • Mercados donde los compradores de factores tienen el poder del monopsodio.
  • Los mercados donde los vendedores de factores tienen el monopolio.

Cada una de estas estructuras serán explicadas en próximas entregas.

Ventaja absoluta y ventaja comparativa en el comercio internacional

Ventaja absoluta y ventaja comparativa en el comercio internacional

En el campo de la economía internacional encontramos que las relaciones entre países son de vital importancia. Es por ello que las teorías clásicas y neoclásicas son necesarias para la integración económica y las políticas comerciales. Una de estas hipótesis la desarrolló Adam Smith y David Ricardo al hablar de la ventaja absoluta y ventaja comparativa, respectivamente.

Muchos países durante los siglos XVI, XVII y XVIII adoptaron el sistema económico mercantilista; donde las relaciones entre el poder político y económico son estrechas, de modo que la intervención del estado es plena.

Adam Smith criticó y redefinió el mercantilismo como la doctrina basada en las ideas monárquicas e imperiales; en su libro, La riqueza de las naciones, comentó que la especialización de los países en la producción de un producto y las relaciones de comercio entre ellos ocasiona una mayor producción total. Esto sucede debido a una distribución natural de productos que ocurre entre los países; trayendo ventajas para cada una de las partes involucradas. Caso contrario a lo que pasa con el proteccionismo; medida que realiza una asignación ineficiente del capital.

Ventaja absoluta por Adam Smith

(Y la economía de escala)

Retomando la propuesta de Smith, entendemos la ventaja absoluta como la capacidad que tiene un ente (institución, país, persona u organismo) para utilizar la menor cantidad de factores en la producción de un bien o desempeño de un trabajo. Verbigracia, si una persona le toma 2 horas llenar un balde agua y a otra persona 4 horas; podemos decir que la primera persona tiene una ventaja absoluta sobre el tiempo de recolección.

Smith, ferviente defensor del libre comercio desarrolló la teoría de la ventaja absoluta sobre la base del comercio internacional. Un país que se especialice en producir determinado producto va a tener ventaja absoluta sobre otros.

Pero al relacionarse con otros países que le puedan aportar variedad de productos, se produce un intercambio que genera una economía de escala. Este sistema funciona a través del intercambio de uno por dos; es decir, si a un país X le cuesta una unidad de trabajo producir ropa, y al país Y le cuesta dos; el país X le venderá al país Y aquel producto que menor costo le reporte, y con las ganancias obtenidas comprará aquello que le cueste más producir. Cada nación intercambiará su producto nacional por aquel que más le cueste producir.

Ventaja comparativa por David Ricardo

En 1817, el economista David Ricardo tomó la hipótesis de Smith y la completó con la ventaja comparativa. De manera que amplío y esgrimió el término de ventaja absoluta y ventaja comparativa. Definió esta última como la especialización que debe adoptar un país con el producto que tenga mayor eficiencia, así como promover su exportación; y con el que resulte menos eficiente importarlo. En otras palabras, la ventaja comparativa plantea la posibilidad de que un país realice y exporte el bien que le genere menos inversión de tiempo y dinero.

Con esto en mente, se pueden plantear patrones de especialización; tomando como base dos factores: los costos laborales y las relaciones de intercambio. Una ventaja de este sistema es que le permite a los demás entes productores aprovechar el costo de oportunidad que le ofrecen otros productores; con el fin de mejorar la oferta, el servicio y el rendimiento de producción.

Diversas opiniones, difícil decisión

Ante estos dos factores surge la pregunta ¿qué es más importante en la industria, la ventaja comparativa o la absoluta? Si lo planteamos en los términos que lo venimos haciendo, como lo es el comercio internacional; lo más importante entre la ventaja absoluta y la ventaja comparativa es la primera de estas. En la producción nacional la ventaja absoluta es la fuente inagotable de productos que reduce costos; tiempo y produce artículos de calidad.

No es lo mismo, la moda importada de Italia que la de China; ambos países tienen relaciones diferentes en cuanto a la industria textil y la mano de obra. El país productor deberá exportar o importar los bienes sobre los que tiene una ventaja comparativa, en el caso de los países mencionados, cada uno tiene su mercado. China, por ejemplo, lleva la delantera con la elaboración de los textiles técnicos por lo que no descartamos que Italia recurra a ellos en ese sector específico. Mientras que Italia se especializa en el diseño y la confección.

Entre la ventaja absoluta y la ventaja comparativa, existen factores que pueden determinar el uso entre uno y otro término; sin ser necesariamente excluyente. Lo que sí es cierto es que la ventaja comparativa le permite decidir a las naciones sobre sus especialidades; obteniendo mejores intercambios en el comercio internacional. Además, la ventaja comparativa prueba que el libre comercio conduce al bienestar de la nación al lograr una mejor asignación de recursos.

Industria a domicilio ¿una práctica antigua que se renueva?

Industria a domicilio ¿una práctica antigua que se renueva?

Cuando se habla de industria a domicilio se piensa en los trabajadores que llevan directamente los productos hasta el consumidor. Repartidores, mensajeros, empresas de correo o paquetería; pero el término es mucho más antiguo que estas profesiones. Se remonta a finales de la edad media; a años donde las formas de producción estaban cambiando.

Los comienzos de la industria a domicilio

La industria a domicilio fue una forma de organización productiva; en ella los mercaderes, dueños del capital, entregaban materia prima a familias rurales para que produjeran objetos manufacturados. La evolución de esta industria tuvo mayor relevancia al final de la Edad Media; perdurando hasta inicios de la Revolución Industrial.

El hogar de los trabajadores era el espacio donde se realizaban las actividades productivas; financiadas por un mercader, que se encargaba de distribuir los productos y pagar a las familias fabricantes. Si la demanda crecía, buscaba más hogares dispuestos a trabajar para él.

La industria domiciliaria fue una forma de trabajo que se caracterizó por ser fuente de ingresos extras. Las familias rurales vivían principalmente del campo; usaban su casa como domicilio de las tareas productivas para enfrentar los elevados costos de vida, producto del nacimiento temprano de las urbes.

Al  empezar a concentrarse la masa de ciudadanos en un solo lugar, alejado de los nuevos centros de vida; las personas que subsistían gracias al trabajo en el campo, debían buscar otros medios para obtener dinero. La agricultura ya no era suficiente, por ello accedían a volverse productores independientes; es decir, vendían su fuerza de trabajo a los mercaderes. Muy parecido a los trabajadores autónomos de la economía gig.

El comerciante controlaba todo el proceso productivo y el trabajador de la industria domiciliaria solo se encargaba de generar la mercancía. Este tipo de sectores de producción se conocían como protoindustrias; y para el final del feudalismo eran actividades extendidas y comunes. El sector textil tuvo gran relevancia en esta forma de industria, la ropa era hecha en domicilios y luego llevada a los mercados para su venta.

¿El fin de una industria?

Con la Revolución Industrial, la creación de ciudades fue aumentando, y la industria domiciliaria desapareció poco a poco. Las máquinas en las fábricas podían hacer el trabajo más rápido, y en mayor cantidad que las familias rurales.

Los cambios en las formas laborales y la manera como las personas venden su fuerza de trabajo; han ocurrido desde la Primera Revolución Industrial. Lo que poco ha cambiado es que son los inversionistas quienes se ocupan de gestionar los canales y los medios de producción.

Con las crecientes y aceleradas innovaciones tecnológicas, la era digital cautiva a personas de todas las edades. Invitándolas a participar en plataformas de trabajo, donde los mediadores se encargan de poner en contacto a trabajadores y empleadores.

Pareciera que la época de la industria a domicilio quedó atrás. Sin embargo, la tendencia de trabajo a través de plataformas en Internet, reviven, de una forma actualizada, esta práctica.

Si bien todas las características de aquella época, en donde las familias rurales vendían su fuerza laboral a los mercaderes, han cambiado; los espacios de colaboración laboral a corto plazo recuerdan mucho a estas prácticas. El trabajador autónomo, por necesidad o elección, recurre a las plataformas web para vender su trabajo a contratantes de todo el mundo.

La tecnología ha causado la reestructuración de los medios de producción. La actual demanda de empleos, en el mundo digital, está centrada a la creación de contenido, información y conocimientos.

A pesar de no fabricar bienes, la economía del gig ha generado un nuevo tipo de industria, asociada a la economía naranja; en la cual las ideas, conocimiento e información son los motores comerciales.

Una forma de trabajo que lucha por quedarse

La industria a domicilio surgió nuevamente en los años 90. Las grandes empresas buscaban mano de obra barata en países extranjeros, y muchas personas se vieron en la necesidad de hacer talleres caseros para trabajar desde ellos.

En Centroamérica fue común que las familias destinaran sus casas para desempeñar trabajos en condiciones precarias. Desde sus hogares fabricaban mercancía que vendían a mediadores; estos distribuían los productos a distintas naciones.

De igual forma sucede en la actualidad, las empresas que buscan reducir los costos recurren a plataformas digitales para conseguir trabajo especializado a menor precio. Además, no deben pagar ningún tipo de beneficio adicional. Este proceso ha comenzado a ser más evidente en el crecimiento de la economía gig. Se ha revelado la cara desagradable de los trabajos autónomos: su precariedad.

Si comparamos la industria a domicilio con la forma como operan los trabajos de las plataformas digitales; son muchos los parecidos que saltan a la vista. Al igual que aquellas personas que prestaron su hogar como espacios de producción; los trabajadores autónomos pueden desempeñar su trabajo de manera remota.

Por un lado se unen a la cadena productiva de una empresa; pero no por ellos son parte de la platilla de trabajadores, aunque desarrollen actividades diariamente en el plantel. Este es el caso de Uber, los conductores no pertenecen a la nómina empresarial; no obstante, cumplen con jornadas diarias ante la compañía, como si de su flota se tratara.

Los autónomos tienen la responsabilidad de organizarse; corre por su cuenta todos los costos asociados al trabajo que deben realizar, igual que si dirigieran una pequeña empresa. Pero existe una relación de dependencia con el contratante, al que es necesario rendir cuentas.

Los trabajadores pertenecientes a la industria a domicilio, tenían la opción de negociar su salario, o el precio de la mercancía. Una práctica muy común en las plataformas de empleos digitales, que a pesar de los esfuerzos, algunos derivan en salarios más bajos que los trabajos tradicionales.

Aunque las similitudes son muchas, no se podría decir que el trabajo a domicilio esté practicándose tal como ocurrió durante la Edad Media. Pero como si de un ciclo se tratara, las formas autónomas de producción regresan a la economía. Se deben evaluar cómo se están gestionando las actividades de la web; para evitar un retroceso en asuntos de seguridad laboral y bienestar.

La necesidad de las personas, o su deseo de administrar a conveniencia el tiempo; han logrado que el trabajo autónomo cobre protagonismo. Ya sea para generar ingresos extras o con intención de hallar una fuente de ingresos primarios; las personas recurren a plataformas mediadoras para vender su fuerza laboral de manera autónoma. Un cambio en la economía que requiere de reglas nuevas, para no caer en los abusos de la vieja industria a domicilio.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra , pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
expand_less