Instrumentos de la política macroeconómica

Instrumentos de la política macroeconómica

Ya sabemos que la macroeconomía es aquella que influye en las actividades económicas de todo un territorio, país o región. Esta puede determinar diferentes aspectos y controlar diferentes áreas del sector económico en escala macro. Pero te has preguntado ¿cuáles son los instrumentos de la política macroeconómica?

Las diferentes categorías en las que este tipo de economía influye se les conocen como instrumentos de la política macroeconómica.  Se trata de diferentes herramientas que se aplican para controlar y mejorar aspectos económicos de un país.

¿Son estas medidas convenientes o no? Vamos a averiguarlo.

Política económica

La economía se vale de diferentes herramientas para mantener el control de las actividades de un territorio. Ya sea para que se examine u optimice el flujo del capital del mismo o para inspeccionar aspectos que podrían generar bajas críticas.

De aquí viene la implementación de las políticas económicas, las cuales simplemente buscan controlar esos aspectos. Existen diferentes políticas para cada tipo de economía, principalmente, encontraremos las políticas microeconómicas y luego las macroeconómicas.

¿Qué diferencia a la política microeconómica de la macroeconómica?

Son diferentes aspectos de un mismo punto. La política microeconómica, al igual que la macroeconómica, buscan regular diferentes aspectos económicos. La diferencia reside en el sector en el que se aplica.

La principal característica de la política microeconómica es que se encarga de la regulación de los recursos asignados a sectores determinados del territorio. Afecta a pequeños agentes económicos como las empresas, los consumidores, agencias públicas, etc.

¿Que son las políticas macroeconómicas?

En los países se toman medidas económicas que afectan directamente las actividades del territorio, ya que ocupan gran parte de los sectores económicos, como los distintos regímenes (monetarios, cambiarios, fiscales, comerciales) y hasta incluso del crecimiento de la economía del territorio.

Estas medidas pueden llegar a controlar y mejorar (o en el peor de los casos desmejorar) la situación inflacionaria de un país; el flujo de capital; la tasa de empleos, entre otros.

Todas estas medidas que corrigen el camino económico de un país son las que definen las políticas de la macroeconomía; políticas orientada al desarrollo de los países.

politica fiscal

¿Qué objetivos persiguen los instrumentos de la política macroeconómica?

Como estrategia política, los objetivos de esta corriente económica están bien establecidos: son objetivos que buscan el bien común; objetivos que definen lo qué es la macroeconomía; objetivos que optimizan para bien la economía social. Estos objetivos son los siguientes:

  • Procurar que los niveles de producción del territorio se mantengan siempre, además de buscar su crecimiento.
  • Evitar que las cifras de desempleo aumenten.
  • Controlar y reducir la inflación del país, a través de diferentes regulaciones y estrategias.

Instrumentos de la política macroeconómica: Tipos

Ya sabemos lo que son y los objetivos que persiguen los diversos
instrumentos de la política macroeconómica. Con esto podemos darnos cuenta de lo necesario que son estos instrumentos.

A continuación la clasificación de los diferentes tipos de políticas macroeconómicas:

Política Fiscal

Consiste en la aplicación de dos medidas: la utilización del gasto público y la asignación de los impuestos. Cada una de ellas afecta en diferente medida la economía global.

Los gastos públicos sirven para hacer una medición relativa del alcance de los sectores económicos, tanto públicos como privados.

Mientras que los impuestos afectan la economía global cuando son aumentados. En el círculo familiar afecta justo en el bolsillo, ya que se dispondrá de una cantidad de ingresos menor y bajará la demanda de bienes y servicios.En cambio, en el sector empresarial se generará una pérdida de interés en nuevas inversiones, ya que bajarán sus ingresos.

Política Monetaria

Son gestiones que se aplican directamente por mano del gobierno y que afectan diferentes aspectos del sistema bancario del país.

En este sentido, tras regular la oferta monetaria del territorio se abren diferentes opciones en las que se puede influir; como por ejemplo, los tipos de cambio, el valor de las acciones, el precio de la vivienda, los tipos de interés, etc.

Política Cambiaria

Estas son bastante extensas, y consisten en diferentes lineamientos y criterios acordados que regulan el comportamiento de la moneda nacional con respecto a las monedas extranjeras. Además de esto, también se busca la regulación y el control del mercado de divisas.

Política de Ingresos

Aquí se maneja (o se pretende manejar) la situación inflacionaria. En esta política se busca llegar al control de los precios y salarios, buscando un balance que permita a las personas vivir cómodamente. Su objetivo principal, además de evitar la inflación, es el equilibrio de los precios.

Como hemos podido apreciar los instrumentos de la política macroeconómica son totalmente necesarios para el crecimiento próspero de un país.

Muchas de ellas son complicadas, y otras no tienen la mejor aceptación social, pero siempre buscan el beneficio económico de la sociedad.

Todos los aspectos que hemos tocado en este artículo forman parte importante de los componentes de la política económica. Sin embargo la economía es un inmenso mar lleno de posibilidades y acertijos que poco a poco iremos surcando.

Economía suma cero

Economía suma cero

Como si de un juego de sube y baja se tratara, algunas personas tienen la idea de que el mundo se rige por una economía suma cero. Una concepción que ha permanecido por muchos años. Distintas teoría están a favor de esta afirmación; mientras otras la desmienten en su totalidad.

Economía suma cero ¿una regla o la excepción?

Los políticos han proliferado la idea de que la economía suma cero es una realidad a la que se enfrentan; y con la que deben luchar. Es muy común hacer creer a las personas que si ellos ganan es porque alguien pierde; o si ellos están perdiendo alguien más se lleva el premio.

Simplificar la forma en que la economía funciona ha sido la manera de reducir los problemas mundiales a una fórmula de culpa externa. Alguien más es el causante de los inconvenientes financieros, si esa persona se erradica todo podría mejorar.

La fórmula de una economía suma cero ha sido perfecta para ciertos gobiernos; como el de Donald Trump. El mandatario culpa a los Tratados de Libre Comercio de generar el desempleo en Estados Unidos. Sus ideas han calado en el colectivo, quien ha aceptado sus afirmaciones simplistas sobre la economía mundial.

En un mundo donde los representantes del Estado buscan justificar las políticas que quieren implementar; vale la pena preguntarse qué se conoce, y se entiende, por economía suma cero.

¿Realmente funciona así la economía mundial?

Para entender el concepto, hay que tener en cuenta que se basa en la teoría de juegos suma cero. El cual consiste en que la ganancia de una persona es proporcional a la pérdida de la otra. Lo que quiere decir, que el cambio en neto, o los beneficios, son igual a cero.

En oposición a los juegos suma cero, están aquellos que son de ganar-ganar. En estos últimos, las dos partes llegan a un acuerdo en el que ambas se ven beneficiadas. Dentro del ámbito económico, los acuerdos comerciales entre dos naciones buscan una fórmula de ganar-ganar.

Sin embargo, hay países que asumen una posición de economía suma cero. Estas naciones solo ven posible sus ganancias si otro país se ve perjudicado. De este modo, se ven en la obligación de apropiarse de los recursos de otras naciones para triunfar.

Las constantes crisis económicas por las que ha pasado el mundo han contribuido a la permanencia de la teoría de la economía suma cero. Cuando se atraviesan periodos de crisis, los países necesitan salir de ellas aplicando políticas que quizás perjudiquen a otras naciones. Es ganar para ellos, pero perder para los otros.

El ciclo suma cero se perpetua después de una crisis, pues el país se concentra en asegurar su bienestar y rechaza la colaboración con otras naciones; si está puede tomar un poco más de ventaja. Por ello, Trump rechaza los Tratados de Libre Comercio; ya no se ve como un competidor con ventaja. Su país no está a la delantera y esto lo aterra.

Libre mercado

La economía no tiene porqué ser suma cero. La riqueza no es limitada, constantemente se puede crear, por medio del trabajo. El verdadero problema es cómo se distribuye. No hay que confundir recursos con beneficios; si bien es cierto que los recursos son finitos, la forma en que estos se aprovechan puede beneficiar a más personas. Además, hay que agregar que existen nuevas formas de generar riquezas.

economia suma cero

Quienes afirman que la economía es de suma cero, creen que debe haber un ganador y un perdedor

En un mundo donde la economía suma cero abunda, no existe la cooperación entre naciones, aquellas solo velarán por mantener sus intereses a flote; sin dar su brazo a torcer por beneficios comunes. Aunque el gobierno ultra derechista de Trump ha demostrado que el nacionalismo y la economía suma cero cobran protagonismo. La colaboración entre naciones es posible si se rechaza el concepto de que la riqueza de un país se debe a la necesidad de perjudicar a otro.

Es difícil que una nación acceda a poner sus intereses de lado por un bien común. El libre mercado lanza la suerte de un país a las formas naturales como se mueve el mercado. Establecer normas de colaboración, para el libre comercio, es atentar contra los movimientos de la economía. El ciclo de la economía suma cero agudiza la crisis, aleja a las naciones y propone un mercado agresivo donde cada quien debe valerse por sí mismo.

G8, un grupo que domina al mundo

G8, un grupo que domina al mundo

Los países más influyentes del mundo se han reunido, desde hace años, para conversar sobre problemas de relevancia mundial. Este grupo se conoce como el G8; ya que son ocho naciones las que lo conforman. A pesar de las distintas polémicas, y de las organizaciones similares; hoy en día las reuniones de estos países se siguen llevando a cabo. En ellas se decide el rumbo de la economía mundial.

¿Qué es el G8 y qué países lo conforman?

El G8 no es una organización de carácter informal. Sus orígenes se remontan a los años 70, cuando Estados Unidos convocó al potencial mundial. Al llamado acudieron Japón, Alemania, Italia, Reino Unido y Francia. Debatieron sobre cómo afrontar la crisis que atravesaba la economía para aquel entonces.

En 1975 Francia tomó la iniciativa de reunir a los mencionados países, para discutir sobre temas de actualidad. Posteriormente, las conversaciones se establecieron como una situación común para los gobernantes.

El año siguiente, Canadá se sumó al grupo; ocasión que sirvió para llamarlos G7. En 1977, la Comunidad Europea comenzó a participar como observador en las reuniones informales que se daban anualmente. Como parte de las políticas de la época, se consideró la integración de Rusia en 1998, pero no fue hasta el 2002 que se convirtió en un miembro pleno.

El criterio de agrupación que se estableció, durante su fundación, fue el de ser un país industrializado con gran importancia política; económica y militar. Con el pasar de los años muchas criticas han circulado sobre la inclusión de otras naciones que se convirtieron en potencias mundiales.

China e India, basándose en los criterios para la inclusión, debieron ser agregados al conjunto. Dichos países representan una de las economías más fuertes e influyentes del planeta. Sin embargo, solo con los ocho países miembros, hay una concentración de poder y riquezas enorme.

Propósitos y funciones del G8

El propósito de la agrupación es la conversación o el debate de ideas; con el fin de establecer estrategias de actuación que sirvan como guías, consejos y parámetros para la resolución de conflictos. Cada decisión que se tome en conjunto carece de formalidad. Los miembros no están en la obligación de seguir los planteamientos propuestos.

Un aspecto en común que tienen los participantes del G8, es la predilección por la globalización. Sus propuestas están centradas en fortalecer este fenómeno, por medio de:

  • Liberación comercial y financiera.
  • Privatizaciones.
  • Políticas macroeconómicas.

Todo lo que se decide en las reuniones anuales, organizadas por el presidente en curso; es a favor de la globalización. Lo que les ha valido críticas severas por parte de los movimientos antiglobalización.

Una agrupación selectiva que ha causado críticas

Distintas opiniones señalan que el grupo de ocho, o G8, es un puñado de países ricos que solo velan por sus intereses; influenciando la economía mundial a su favor. Además, lo reducido de sus miembros pone en duda la pertinencia de dicha organización. Para decidir aspectos de gran importancia deben participar más países, ya que es la economía global quien decide.

Sin embargo, las personas olvidan que las reuniones, o el grupo como tal; no tienen ningún carácter formal, una estructura o empleados fijos. Son países que buscan la unificación de posiciones con respecto al panorama mundial.

El G8 es un poderoso conglomerado de naciones, lo que puede provocar temor cada vez que deciden encontrarse. Los acuerdos que se determinan en las reuniones no son públicos, dejando a la expectativa de sus decisiones a la población.

cómo nació el g8

El G8 también es conocido como el G7 + Rusia

Cada propuesta planteada por el grupo de ocho países, podría sacudir el mundo. El conjunto tiene influencia en organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional, en el cual tienen entre todos los miembros el 49% de los activos.

La producción industrial de todo el mundo le pertenece a los participantes del G8 en un 51%. Mientras que las exportaciones mundiales de los países pertenecientes recogen una cifra de 49%. Es compresible el temor que pueda generarse cada vez que una reunión se lleva a cabo.

Temas de discusión en la cumbre del G8

Las conversaciones del G8, en un principio, se centraron en economía y finanzas. Con el tiempo discutieron otros temas como:

  • Formas de producción de energía.
  • Medio ambiente.
  • Programas de desarrollo para la disminución, o alivio, de la deuda.
  • Soluciones para los problemas de salud a nivel mundial, como el VIH.

Al ser las discusiones del G8 pertinentes para el mundo entero, los mandatarios de distintos países pueden acudir como espectadores. Así sucedió en el 2005, cuando se invitó a la cumbre a cinco países que presentaban economías emergentes: China, México, India, Brasil y Sudáfrica. Aquella reunión se conoció como la del G8+5.

La historia de la agrupación de los ochos países más influyentes del mundo, como suelen llamarlos, abarca más de 40 años. Han pasado por periodos de crisis y radicales cambios ideológicos; siempre apoyando el libre mercado que encontró su hogar permanente en la globalización. Pese a las distintas opiniones, el grupo sigue reuniéndose cada año, y de allí salen las ideas que rigen al mundo.

La cumbre del G8 en 2018 tuvo sede en el Quebec. Esta reunión se vio marcada por las fuertes tensiones ocasionadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Sistemas económicos: economía centralizada

Sistemas económicos: economía centralizada

Los sistemas económicos involucran todas las acciones y actividades relacionadas con la producción, el consumo y comercio de bienes y servicios de todo aquello que nos rodea. Esto es básicamente el concepto de economía.

Por lo general, se rige por una tradición histórica en la que se involucra la cultura, la geografía y las leyes de una región. En Latinoamérica, existen tres países que se organizan bajo la modalidad de economía autoritaria.

Como cada sector es distinto entre sí, aun cuando compartan fronteras, todos los mercados son diversos. Sin embargo, todos adoptan algún sistema económico; el que mejor les convenga según sus intereses.

Existen diferentes sistemas de economía, pero en este artículo nos centraremos en uno solo, la economía centralizada o autoritaria.

Sistema centralizado o autoritario

Anteriormente se explicó de manera sencilla la definición de economía, ahora partiendo de ella desarrollaremos lo que es la economía centralizada.

El sistema económico conocido como economía centralizada, planificada o autoritaria basa su producción, distribución y consumo de los bienes y servicios en la voluntad de una persona o grupo de poder. Todo el sistema queda sometido a la voluntad de una autoridad que impone su criterio al resto de individuos que conforman el Estado. Es por ello que se concibe como un mercado de valores muy limitado en cuanto a la asignación de recursos; y, en consecuencia, a la planificación del sector empresarial privado.

Dentro de esta economía de mercado centralizada el Estado es quien debe planificar todas las decisiones en cuanto a la distribución; producción; ofertas y demandas de los bienes y servicios que ofrece.

De este modo, adquieren un mejor control sobre la manufactura y su distribución. Al tener este control, el Estado podrá fijar precios y racionará dependiendo de sus necesidades; para ello tendrán a su favor las leyes y decretos que podrán manejar a su conveniencia.

sistema económico

Corea del Norte es un claro ejemplo de una economía autoritaria en la actualidad

Por lo general, este tipo de sistema económico la encontramos en países que están gobernados por figuras autoritarias o dictaduras de pleno; donde el gobierno adquiere el control total del proceso de manufactura y, en algunos casos, hasta del equipamiento de las industrias. Usualmente, el Estado no reconoce la propiedad privada en los medios de producción.

¿El sistema económico centralizado supone alguna rentabilidad?

Entre las posibles ventajas que algunos observan en el sistema de economía centralizada se tiene la capacidad de suministrar a su población los productos y servicios a un precio razonable. Para lograrlo el gobierno deberá crear y supervisar regulaciones inteligentes que no afecten ningún eslabón de la cadena productiva. No obstante, la historia ha demostrado que, por lo general, los gobiernos solo se interesan en las fuentes más valiosas; descuidando aquellas que menos créditos da, como la agricultura.

En una economía centralizada el ingreso per cápita suele disminuir en comparación con las economías libres; pero esto siempre dependerá de cómo se implementen las políticas económicas. No hay que olvidar que este índice está en estrecha relación con el Índice de Progreso Genuino y el de Bienestar General, donde se consideran el progreso social, la salud, la educación y el medio ambiente. Factores que no se deben olvidar cuando se implementan este tipo de sistemas.

Países con economía autoritaria

El ejemplo común de un sistema centralizado es el ocurrido bajo el régimen de Adolf Hitler en la Alemania Nazi. En la actualidad, muchos coinciden que los sistemas de Corea del Norte, de Cuba o Venezuela cumplen con las características de la economía autoritaria; aunque muchos otros investigadores apuestan al término “parcialmente centralizado” para el caso de estos dos últimos países, por lo que puede decirse que forman parte de una economía mixta.

economia autoritaria

Durante la Alemania Nazi su líder, Adolf Hitler, aplicó una economía autoritaria.

Según el último Índice de Libertad Económica, realizado por The Heritage Foundation y Wall Street Journal, los primeros 5 países con menos libertad económica son: Corea del Norte, con 5,8 puntos; Venezuela con 25,2 puntos; Cuba con 31,9 puntos; República del Congo con 38,9 puntos y Eritea con 41,7 puntos.

Llama la atención que de los 180 países analizados, la mayoría pertenezcan al continente africano; siguiendo de cerca tres países latinoamericanos, además de los mencionados anteriormente, Bolivia se alza en el octavo lugar.

Aunque no podemos catalogar a estos países dentro de una economía autoritaria como tal; sí siguen un sistema de planificación cercano a ella. Esta tendencia ha afectado el funcionamiento de libre mercado que otros países del mismo continente aplican; ocasionando problemas que deben atender entre los acuerdos de comercio planteados en la región.

Movimientos antiglobalización

Movimientos antiglobalización

Al pensar en movimientos antiglobalización la tendencia es imaginar un grupo de personas que se oponen por completo a un hecho mundial. Como aquellas que se dan en el plano económico. Pero estos movimientos luchan en contra de algunas actividades que ocurren dentro del mercado global, y no contra él.

Las ventajas de la globalización son claras y tangibles en el modelo económico actual. La creación de un mercado donde todos los países pueden participar, tanto en producción como en consumo, fue solo un sueño hace mucho tiempo. Ahora, es una realidad que ha crecido en los últimos 50 años, con ayuda del avance tecnológico.

Un mundo abierto y justo

Un mundo sin barreras geográficas se ha abierto paso, lo que hace preguntar por qué los movimientos antiglobalización se oponen a ello. La respuesta es sencilla, no lo hacen. Creer que este grupo de personas solo abogan por el regionalismo y proteccionismo de sus naciones es errado. La discusión es más profunda que esto.

La economía globalizada es un hecho indiscutible, que no nace como una decisión de los poderosos grupos neoliberales. Es el desarrollo natural de la economía donde el capital mueve al mundo. El avance de los procesos económicos resultó ser conveniente para las grandes empresas.

Un libre mercado es la oportunidad perfecta para que los más poderosos ejerzan su control a lo largo del mundo; sin regulaciones por parte de los Estados y sin límites geográficos. Las compañías pueden llegar a cada rincón del mundo.

La libertad que promueve la globalización resulta un hecho feliz solo para algunos; las personas que ostentan el poder. Los movimientos antiglobalización atendieron a a los movimientos de las compañías, países y sociedades más influyentes; donde pronto notaron que el libre mercado solo traía beneficios para unos pocos. Sin embargo, esto no debía ser una regla. La globalización no es un proceso destructivo, el problema radica en los que decidieron tomar pronta ventaja de ella.

Hay que dejar claro que la globalización en sí misma no es un proceso a merced de los liberales, o personajes de derecha. No se inventó para perjudicar a la población o para su beneficio. Es el resultado de un desarrollo histórico y económico que tiene años en gestación: el capitalismo.

Los modelos neoliberales y capitalistas han sacado ventaja de la globalización. Ahora es un proceso que se relaciona directamente con estas corrientes de pensamiento, pero que puede ser planteado desde otro punto de vista.

Reconocer al mundo con una mirada diferente es donde apuntan los movimientos antiglobalización. No a la eliminación de la globalización. Piensan y proponen una reestructuración de las normas en las que se vive con ella. Su idea es platear un modelo más amable con el planeta y la humanidad.

Los movimientos antiglobalización acusan al sistema económico de permitir prácticas injustas y amorales. Son grupos que están compuestos por muchos matices e ideologías; lo que dificulta verlos con un frente claro. Sus propuestas son diversas, engloban aspectos como la paz mundial e implementan la bioeconomía, pero esto no es suficiente.

El comienzo de los movimientos antiglobalización

Se considera que los inicios de los movimientos antiglobalización se dieron en los años 90. La protesta de Seattle en 1999, es uno de los hechos más destacados del movimiento. Es este lugar se unieron 50.000 personas para rechazar las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio. Lograron que la junta se detuviera y los acuerdos no pudieron concretarse.

A raíz de estos acontecimientos los movimientos antiglobalización cobraron más fuerza; dando como resultado distintas organizaciones que buscaban una economía y sociedad más justas. En la tarea de encontrar una balanza que favoreciera a los países del sur igual que a los del norte; nace el Foro Social Mundial, que se reúne por primera vez en Porto Alegre, en el año 2001.

La globalización ha beneficiado al mundo en muchos aspectos, pero también ha generado baches en el camino de los países. No solo de los menos desarrollados; de alguna manera afectó a las naciones que se consideran potencias mundiales.

Un libre mercado que se cierra al mundo

Incluso Estados Unidos se ha visto perjudicado por las corrientes que se han dado en el proceso mundial. En los últimos años las empresas nativas de este país se inclinaron por la globalización en la producción. Gracias a los tratados de libre comercio pueden recurrir a la mano de obra extranjera para reducir los costos de fabricación. Como consecuencia de estas decisiones, observamos que muchos puestos de empleos se han perdido; dejando de producir de la misma forma que lo hacía años atrás.

Atendiendo a este fenómeno de poca producción nacional; Donald Trump ha aumentado los aranceles en distintas operaciones del comercio. Su intención es promover la producción nacional y aumentar la tasa de empleo; volver a la América buena.

Las políticas proteccionistas de Trump, que pretenden ir contra el libre mercado que los liberales promueven a toda costa;  no se pueden considerar como uno de los movimientos antiglobalización, están muy alejadas de ello.

movimiento antiglobalización

Las políticas nacionalistas que ha implementado el presidente de los Estados Unidos no deben verse como movimientos antiglobalización

Las decisiones del presidente de los EEUU evidencian que la globalización también puede afectar a países del primer mundo. Trumpo no se mueve hacia la antiglobalización, pero toma medidas para recuperar el dominio de ella. Quiere poner las reglas del juego sin cambiarlo por completo.

Los países menos avanzados se ven afectados por la globalización de formas diferentes. Los movimientos antiglobalización en Latinoamérica se han fortalecido desde el año 2000. Partidos de izquierda se han alzado con la presidencia de distintos países, apoyándose en propuestas en contra de la globalización.

Diversos candidatos han usado la antiglobalización como bandera política; que ha generado una mala concepción del movimiento cuando toman medidas en extremo nacionalista.

¿Qué proponen los movimientos antiglobalización?

Contrario a la creencia general no plantean un mundo sin globalización. Quieren una reestructuración de la economía mundial; que permita el beneficio de todos y no de ciertos países. Sus propuestas más destacadas son establecer control a las empresas supranacionales; lograr una sociedad más justa; disminuir el poder de las compañías multinacionales y condonar la deuda externa.

La democratización de las instituciones de poder mundial, como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, también están dentro de sus metas como movimiento. Estas dos entidades son los principales focos de conflicto para los movimientos antiglobalización.

El desarrollo de la economía tiende a estar al servicio de los países más ricos; una posición de poder que pudieron alcanzar por su ubicación privilegiada dentro del proceso de globalización. Desde ese lugar, las empresas presionan a los países menos desarrollados, explotando los recursos del planeta de forma agresiva.

Los movimientos antiglobalización luchan en contra de las injusticias que predominan dentro del sistema. No se oponen directamente a la globalización, quieren que se presente bajo reglas que puedan beneficiar a todos, en las que los ciudadanos sean capaces de participar. Hasta ahora grupos reducidos toman las decisiones del mundo económico.

Grupo de ayuda en la globalización

La Asociación por la Tasación de las Transacciones Financieras (ATTAC) es uno de los movimientos antiglobalización que han permanecido a lo largo de los años. Es un espacio para la discusión y participación; que busca una forma democrática de control sobre los mercados financieros.

Pensar en ejercer control sobre la economía a algunos les causa incomodidad, pero no se trata de decidir de forma dictatorial; es poner sobre la mesa las mejores opciones para todos y que puedan escoger sobre la base de la información otorgada. De eso se tratan los movimientos antiglobalización.

La globalización ha cambiado al mundo. Las transformaciones siguen ocurriendo a mayor velocidad. Algunos países han renunciado a esta universalidad económica, y prefieren volver a mercados propios y locales; es el caso de Reino Unido y su salida de la Unión Europea. Sin embargo, la tendencia que ha predominado es abrirse a una economía sin barreras y límites.

La propuesta de los grupos antiglobalización es una apertura más sana, amable con el ambiente y justa. En ella todos los países tendrán la misma prioridad, poder para opinar y decidir. ¿Es posible que suceda? Los escenarios se han dado para que así sea; pero existen aún muchas trabas para que esto se cumpla por completo. Por ahora son solo ideas e intenciones.

Índice de Progreso Genuino o Real

Índice de Progreso Genuino o Real

Medir el crecimiento económico de un país solo con un índice es dejar por fuera una cantidad de factores alternativos que influyen en la economía. Muchas personas ignoran estos otros índices sin saber que estos también influyen en el bienestar común de una nación. Una de estas mediciones es el Índice de Progreso Real o Genuino (IPR o IPG) o Genuine progress indicator (GPI), por su nombre en inglés.

Este índice no solo está en la posibilidad de medir el bienestar sino también el progreso social; es uno de los registros diseñados para sustituir al Producto Interno Bruto como indicador. La diferencia radica en que el Índice de Progreso Genuino o Real toma en cuenta factores que no son exclusivamente monetarios.

Lew Daly, creador del Índice de Progreso Genuino

En la década correspondiente a 1950, Lew Daly desarrolló esta hipótesis que amplía el marco de la contabilidad tradicional nacional. Esta incluye las inversiones netas de capital y las inversiones de trabajo, junto con las contribuciones ambientales y la tradicional producción económica.

Su intención es reflejar actividades no remuneradas y que el PIB no toma en cuenta al momento de sus balances; así como el impacto ambiental que las prácticas tradicionales generan en el ecosistema, de allí que se considere un índice ecológico.

Específicamente, el Índice de Progreso Genuino mide en alza los factores relacionados con el trabajo, incluido el no remunerado, como el voluntariado o el trabajo doméstico; mientras que a la baja contabiliza la pérdida de los recursos ambientales, las desigualdades de la renta y hasta la delincuencia. De este modo, facilita tener valores más precisos en relación a la salud o el bienestar social así como el impacto de lo económico en la sociedad.

El IPR ya se implementa en la economía estadounidense demostrando que puede ser más estable que el PIB. La razón, la cantidad de factores descritos anteriormente y cómo los toma en cuenta. Por ejemplo, para el PIB la delincuencia es un gasto por la inversión en servicios de seguridad y armamento; pero el Índice de Progreso Genuino lo tomaría como un coste. Esta forma de asumirlo provoca un alza en el PIB y una baja en el IPG.

Factores

Mientras que el PIB toma en cuenta un aspecto, el IPR incluye 26 indicadores que agrupa en 3 áreas temáticas: Indicadores económicos, indicadores ambientales e indicadores sociales. En algunos casos coinciden los mismos datos que el PIB pero el IPR lo ajusta de un modo distinto.

Indicadores económicos

Los indicadores económicos incluyen gastos en general, pero el Índice de Progreso Genuino  tiene en cuenta el tiempo de uso de un bien duradero beneficiando a aquellas sociedades que evitan la obsolescencia programada. Asimismo, toma en cuenta el subempleo, la desigualdad de ingresos y las inversiones netas.

Indicadores ambientales

Entre los indicadores ambientales observamos que el IPR mide la contaminación del aire, agua y hasta ruido; haciendo especial énfasis en los daños al ecosistema y al cambio climático. Todos los costos por agotamiento de ozono, de bosques o de cultivos representa una pérdida para este índice. Mientras que para el PIB representa una ganancia pues en la tala y la minería, por ejemplo, consigue dinero.

Indicadores sociales

Dentro de los indicadores sociales encontramos todos aquellos aspectos que miden la calidad de vida de los habitantes. Entre los aspectos positivos encontramos las tareas del hogar, que incluye el cuidado a familiares; voluntariado; el valor de la educación y el uso de las infraestructuras.

Por su parte, los aspectos negativos son aquellos como la disminución del tiempo recreativo; los gastos de aparatos que contrarrestan la contaminación, como los purificadores de agua; los costes de los accidentes de tránsito y el de desplazamiento en transporte público. En fin, todo aquello que empeore la calidad de vida son elementos que tienden a la baja en este índice. Cabe señalar, que este índice toma en cuenta los divorcios agrupándolos en estos últimos.

En conclusión, el Índice de Progreso Genuino considera un crecimiento económico en aspectos que los economistas deberían considerar a futuro; tales como los ambientales o los sociales. Los beneficios que presenta son muy parecidos al del PIB pero los ajusta de un modo distinto. De allí que muchos lo vean como un crecimiento antieconómico. Nos queda esperar y ver cuál de los dos índices triunfa en las mediciones económicas nacionales, por ahora existen las dos, y se comparan entre ellas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra , pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
expand_less