Entre los diversos atributos que nos permiten valorar el dinero como un sistema de intercambio; a continuación presentamos algunos de los más relevantes:

Aceptabilidad

Si el dinero cumplirá su función como medio de cambio, también se aceptará como un medio de pago. En el caso del dinero-mercancía es aceptado porque se le reconoce un valor intrínseco.

Conveniencia

Este será un instrumento fácil de usar. En el caso del dinero que cambia físicamente de manos, se pueden observar atributos que le permiten ser transportado con facilidad; por ejemplo: ser liviano y pequeño. En relación con las cuentas bancarias, estas deben ser un producto de fácil traspaso mediante el uso de cheques, transferencia bancarias, entre otros.

Dificultad para que los individuos puedan producirlo

Este es un atributo obvio para el papel moneda; de ahí que, su falsificación será difícil. En términos del dinero-mercancía, el conflicto se orienta al problema que generaría el hecho de que los individuos lo produzcan; sobre todo, si el valor monetario de la mercancía en cuestión es mayor que su valor intrínseco.

Divisibilidad

El dinero tiene que poseer como atributo una variedad de denominaciones, de modo que pueda pagarse con él todo tipo de transacciones; ya sean de un valor grande o pequeño. De este modo, hay lugar para todo, el intercambio puede ocurrir tanto con monedas de centavos de dólar como con billetes de 100 dólares; en este sentido, será necesario tener en cuenta la posibilidad de transferir cualquier cantidad desde una cuenta bancaria. Cabe destacar que los animales juegan un mal rol como dinero, pues no se puede intercambiar medio venado vivo.

Durabilidad

El dinero tendrá la propiedad de durar un período de tiempo razonable antes de deteriorarse; principalmente, si se va a utilizar como un medio para almacenar riqueza. Debemos recordar que las ruedas de piedra son más duraderas que las de pescado.

Estabilidad de su valor

Si el dinero tiene que cumplir varias funciones (en especial la de almacenamiento de riqueza y la de medio para valorar pagos futuros); entonces, uno de sus más caros atributos es el de mantener su valor. En términos del dinero producido por el Estado, el requisito será que el gobierno mantenga su oferta bajo control. Para los fines del dinero-mercancía, este no puede estar sometido a fluctuaciones violentas de la oferta; desde esta perspectiva, los animales serían una forma impropia de dinero en países que sufren períodos de sequías prolongados.

Uniformidad

El dinero del mismo valor deberá tener una calidad uniforme; esto se aplica, en especial, al valor intrínseco que posee el dinero. La gente no estaría dispuesta a pagar con una vaca joven y gruesa si su valor se equipara con el de una vaca vieja y delgada.